Cultura

Xalapeños se volcaron a la Basílica Menor de El Dique

diqueXalapa, Ver; 13 de Dicembre del 2016.- Acompañados de familiares, amigos, compañeros de trabajo o en solitario pero todos envueltos en la fe, miles de peregrinos llegaron a la Basílica Menor de Nuestra Señora de Guadalupe para festejar a la madre de los mexicanos.

Agradeciendo las bendiciones recibidas, pidiendo salud, paz, armonía y seguridad, los fieles se arrodillaron frente al altar de su patrona.

Con flores en mano, coronas para la reina de México y emperatriz de América, vistiendo trajes de indio, cantando las mañanitas o aplaudiendo su belleza, cada uno logró ver el rostro de su bondad, la misma que los ha cobijado desde que creen en sus milagros. Todo en el marco de una fecha en la que es tradición para Xalapa recibir a fieles católicos y creyentes en la Virgen de Guadalupe.

Previo al ingreso al santuario, que por segundo día consecutivo lució abarrotado; los fieles fueron rociados con agua bendita por los acólitos que, de manera indiscriminada, levantaban y sacudían las ramas que tenían en sus manos para dar la bienvenida a quienes decidieron felicitar a la Guadalupana en su día.

El interior de la Basílica menor lucía repleto; sin embargo, la mayor conglomeración se registró en las escalinatas para la llegada a la entrada principal, donde con mucha fe, pero sobre todo paciencia, los peregrinos debía esperar hasta media hora para poder ingresar y postrarse frente al altar de la Virgen de los mexicanos.

Pese a la espera los fieles se dirigieron de manera pacífica al altar de la madre de Dios y los mexicanos para poder presentarle sus peticiones, regalos, hijos y agradecimientos. Una vez adentro, se arrodillaban, rezaban, lloraban, cantaban y sonreían ante la imagen que cada año anhelan ver para demostrar el reconocimiento y fe que se le tienen sin importar la edad, posición económica o profesión.

El altar, lleno de flores, veladoras, pero sobre todo de luz que hacía denotar el rostro de la Virgen que esperaba ser visitada y observada por los miles de peregrinos que dedicaron un día laboral para presentarse en el santuario.

Los padres llevaron orgullosos a sus hijos vestidos de “inditos” para ser presentados ante la Virgen de Guadalupe, a fin de que los acogiera bajo su manto sagrado y les diera su bendición.

Las selfies, fotografías del recuerdo, ya fueran con sus propios celulares, cámaras o tabletas electrónicas o en los puestos instalados en los alrededores de la Basílica fueron parte importante de este festejo guadalupano.

Aunque el cúmulo de personas que se presentó a este festejo fue considerable, no se registraron situaciones de importancia, por lo que la Dirección de Protección Civil Municipal informó que se obtuvo saldo blanco.

Diario de Xalapa

Entrada Anterior

Abre jornada el dólar en 20.15 pesos a la venta

Siguiente Entrada

Inaugura Ramón Poo Subcentro de Seguridad Pública “El Vergel”