Guía

Urgen solucionar conflicto en Oaxaca

16 de December de 2011 | 12:18 pm

Oaxaca, 16 de Diciembre del 2011.- El secretario general de Gobierno de Oaxaca, Jesús Martínez Álvarez, urgió la aplicación de políticas públicas de Estado para resolver los problemas que se viven en regiones de la entidad como la Triqui, los Chimalapas y la Sierra Sur, donde “no pueden seguirse aplicando soluciones aisladas o parciales”.

En estas zonas oaxaqueñas se vive un clima de violencia por conflictos interétnicos, de límites estatales y agrarios, mismos que han dejado cientos de muertos durante los últimos 50 años, de acuerdo con historiadores.

Martínez Álvarez, quien se desempeñó como gobernador interino entre los años de 1985 y 1986, compareció ante diputados de la XLI Legislatura local como parte de la glosa del primer Informe de la administración del gobernador Gabino Cué Monteagudo.

“Las características propias de cada zona requieren soluciones de fondo, mediante la coordinación de programas y proyectos integrales, con respeto a los derechos de los pueblos indígenas y su sustentabilidad, abundó el ex militante de los partidos Revolucionario Institucional y Convergencia, y ex diputado federal por ambos partidos.

Para la aplicación de estas políticas públicas es necesario contar “con el respaldo de instituciones federales, estatales y municipales, así como de la sociedad civil, entidades académicas y organismos internacionales de cooperación para el desarrollo”, agregó el funcionario estatal, quien durante la administración del gobernador Ulises Ruiz se desempeñó como representante de Oaxaca en el Distrito Federal y presidente de la Comisión del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución Mexicana.

La complejidad política o la dispersión de la población de Oaxaca, abundó Martínez Álvarez, “no son obstáculos para el desarrollo sino retos para nuestra imaginación y creatividad política.

“Que Oaxaca tenga 570 municipios no es una desventaja sino una fortaleza, ya que esta división representa una oportunidad para que los habitantes cuenten con instancias cercanas a las cuales acudir a plantear sus problemas o requerimientos”.

Ante los funcionarios, planteó uno de sus proyectos cuestionados desde que llegó a la Secretaría General de Gobierno a mediados del 2011: la creación de coordinaciones regionales de esa instancia gubernamental, las cuales, según sus adversarios, representan la figura de las delegaciones de gobierno que operaron durante los gobiernos priístas y que desaparecieron a partir del primero de diciembre del 2010 cuando asumió la gubernatura Gabino Cué Monteagudo.

Dijo que estas coordinaciones regionales, “una vez establecidas, contarán con los recursos necesarios para su operación y tendrán facultades para atender y resolver las demandas y conflictos de diversa naturaleza en el lugar donde se presenten”.

Detalló que el objetivo de su creación es prevenir problemas, evitar que los ciudadanos y grupos demandantes incurran en gastos y pierdan tiempo en su traslado a la capital por la atención de sus demandas, y lograr el funcionamiento coordinado de todas las dependencias u órganos del gobierno estatal que prestan servicios públicos y que hoy operan de forma dispersa, sin vigilancia o fiscalización alguna.

ElUniversal