CulturaDestacados

Totonacas piden permiso para realizar Cumbre Tajín

Papantla, Ver; 10 de Marzo del 2018.- Previo al arranque oficial de Cumbre Tajín, se desarrolló la ceremonia de Litlán, que consiste en pedir permiso a los Dioses para realizar esta importante festividad, donde se espera la visita de miles de personas.

En el evento participaron médicos tradicionales, curanderos y sacerdotes de esta cultura milenaria, quienes con cantos, alabanzas y oraciones, suplicando a las deidades; que custodian esta zona para que el evento se realice en completa calma.

Congregados en la zona Arqueológica El Tajín, la ceremonia dio inicio con el recorrido y la entrega de ofrendas en diversos puntos; realizándose la procesión de los participantes dentro de la zona arqueológica, quienes a su paso colocaron altares a un costado de las ruinas como ofrendas a los Dioses.

Con la ceremonia del Litlán en la zona arqueológica de El Tajín, los abuelos sabios del Kantiyán solicitaron permiso a los dioses para poder realizar la Cumbre Tajín.

Fieles a sus tradiciones y creencias, los totonacas hicieron reverencias al dios Tajín a través de la ceremonia, con el fin de proteger y dar buena fortuna al encuentro cultural, se indicó en las redes sociales del evento.

Bajo el lema “La fuerza del origen”, el festival, en el que se enaltece a la cultura totonaca, recibirá a los visitantes en el Parque Takilhsukut, el cual ofrece variedad de actividades artísticas, espirituales, tradicionales, ecológicas, lúdicas y contemporáneas.

Las “sacerdotisas” lleven consigo incienso, flores, ollas de barro y guajolotes, los cuales fueron ofrendados a los dioses, posteriormente frente a la pirámide de los nichos se procedió a ejecutar una serie de bailables, donde todos los elementos esenciales; que conforman la cosmogonía de esta cultura se vieron atraídos hacia este ritual.

Decenas de totonacos rezan, danzan y alaban alrededor de una ofrenda frente a la pirámide de Los Nichos en El Tajín.

Es la ceremonia del Litlán, por medio de la cual; se pide permiso a los abuelos de usar su espacio y se solicita que los visitantes lleguen y se vayan en paz durante la celebración del festival Cumbre Tajín.

Ofrendan comida y bebida, dulces, frutas y flores, igualmente rocían con aguardiente al guajolote negro, que despierta del arrullo; son los curanderos y sanadoras, varias de ellas cocineras que se hacen llamar Mujeres de humo.

De igual forma se ofrenda, baila y ora a la luna, la madre tierra, el viento, el fuego y el rayo, con danzas como la cabeza de puerco, la danza del guajolote, la danza del pollo para la cruz de los médicos tradicionales, y finalmente la ceremonia de limpia para todos los asistentes, recibiendo el amanecer con el canto de las mañanitas.

CD/GL

Entrada Anterior

Trump verá los prototipos del muro la próxima semana: Casa Blanca

Siguiente Entrada

Destinos ecoturísticos para dar la bienvenida a la primavera