CulturaDestacados

Tavolara: así es el reino más pequeño del mundo

ciudadTavolara; 17 de Marzo del 2016.- Al sur de la mundialmente famosa Costa Smeralda de Cerdeña, la solitaria isla de Tavolara se eleva violentamente desde el mar azul cerúleo como una escarpada montaña.

No hay carreteras, ni hoteles y solo posee una extensión habitable de arena blanca que se mide mejor, de punta a punta, por escalones

A mí llegada en ferry me encuentro aquí con Antonio Bertoleoni.

Mejor conocido como “Tonino”, el expescador de 83 años es dueño del único restaurante de Tavolara y soberano actual de la isla, un lugar que resulta ser el reino habitable más pequeño del mundo.

Durante los pasados 22 años, vistiendo pantalones cortos y sandalias, Tonino ha tenido bajo su mando esta mini-monarquía de cinco kilómetros cuadrados.

“Soy probablemente el rey más ordinario del mundo”, dice enterrando sus pies en la arena y mirando hacia el restaurante. “El único privilegio que disfruto es tener comidas gratis”.

Broma histórica

El Reino de Tavolara está actualmente celebrando su 180 aniversario, precediendo, de hecho, a Italia por 25 años.

Fundar tu propia nación insular suena como el sueño de alguien que queda abandonado en el Mediterráneo.

Sin embargo, es una historia real que se remonta a 1807, cuando el tatarabuelo de Tonino, Giuseppe Beroleoni, se convirtió en el primer colono de la deshabitada isla.a.

Descrito como “mitad pastor, mitad pirata” en el libro “Tavolara, Isla de los Reyes”,el inmigrante genovés había contraído matrimonio con dos hermanas y estaba buscando un refugio para escapar de sus cargos por bigamia.

Giuseppe y su pequeño harempronto notaron que estaban compartiendo la paradisíaca isla con una rara especie de cabras salvajes, que tenían los dientes teñidos de un amarillo dorado por las algas y liquen que consumían.

Y las noticias sobre las cabras de dientes dorados terminaron llegando a oídos del rey de Cerdeña, Carlo Alberto, quien resolvió viajar a Tavolara para cazarlas en 1836. El encargado de guiar las excursiones fue Paolo, el hijo de 24 años de Giuseppe.

“A su llegada, Carlo Alberto se presentó diciendo: ‘Soy Carlo Alberto, el Rey de Cerdeña'”, afirma Tonino. “Y mi bisabuelo respondió: ‘Bueno, yo soy Paolo, el Rey de Tavolara'”.

Según Tonino, después de matar varias cabras y tener un festín de tres días en la casa de Paolo, Carlos Alberto quedó tan complacido que antes de zarpar le dijo: “¡Paolo, realmente eres el Rey de Tavolara!“.

Broma o no, lo cierto es que, posteriormente, Carlos Alberto confirmó que la lejana isla nunca había sido oficialmente parte del Reino de Cerdeña, enviándole a Paolo un pergamino de la familia real, la Casa de Saboya, que certificaba su estatus como monarquía.

Paolo se apresuró a crear el escudo de armas Bertoleoni, pintándolo en la pared de su casa, dibujó un árbol genealógico real y construyó un cementerio en la isla para él y sus descendientes.

A la hora de su muerte insistió en ser enterrado con una corona cementada sobre su lápida, un símbolo de nobleza que nunca usó en vida.

Importancia real

En los años siguientes, las noticias sobre su soberanía se propagaron más allá del Mediterráneo y la minúscula isla terminó contando con un puñado de aliados políticos.

Incluso uno de los padres fundadores de Italia, Giuseppe Garibaldi, fue consejero de confianza de la familia Bertoleoni.

Y el Rey de Cerdeña de la época, Vittorio Emanuele II, firmó un tratado de paz con la isla de 33 habitantes en 1903.

Cuando coleccionaba fotografías de los líderes mundiales, la reina Victoria le encomendó a un buque militar detenerse en la isla para que los oficiales le tomaran una foto a la “familia real” de Tavolara.

Durante años, enmarcada en oro, estuvo en exhibición en el Palacio de Buckingham con la leyenda: “El Reino más pequeño del mundo“.

Hoy en día una copia gigante cuelga en el restaurante de Tonino que, apropiadamente, se llama “El Rey de Tavolara”, adornada con el escudo originalmente diseñado por el Rey Paolo I.

Después de 126 años, la instalación de una base de la OTAN en 1962 puso fin, en efecto, a la independencia del reino, haciendo que una cuarta parte de la isla quedara como zona prohibida para sus escasos residentes.

Sin embargo, al igual que San Marino, Tavolara nunca ha sido anexada a la Italia moderna y, por lo tanto, Tonino es el quinto monarca en un reino que el mundo ya no reconoce.

Actualmente, cuando no está pescando calamares o trabajando en el jardín frente a su bungalow, su majestad reina sobre once residentes ocasionales, 100 ágiles cabras montesas y algunas especies amenazadas de halcones que vuelan sobre el pico de piedra de caliza de 565 metros que domina la isla.

Durante los pasados 40 años, Tonino se ha dedicado personalmente a escoltar a los visitantes hasta el palacio de la familia, primero con un bote de remos y ahora con un ferry que opera desde el puerto de San Paolo.

“Mi familia puede haber tenido un hermoso pasado”, dice Tonino en voz baja, “perotrabajamos duro y tenemos una vida simple, como todo el mundo“.

De hecho, manejar el reino es como una empresa familiar. Mientras el rey y su sobrino, Nicola, capitanean el ferry de verano, el príncipe Giuseppe y la princesa Loredana administran el restaurante de la playa.

Cada mañana el sobrino de Giuseppe, Antonio, se despierta temprano para pescar la mayor parte de las almejas, langostas y peces servidos en las tardes y noches.

Lea la historia original en inglés en BBC Trave

Entrada Anterior

Peso sigue al alza, dólar se cotiza en $17.75 en bancos

Siguiente Entrada

Promueven turismo religioso y cultural en Semana Santa