ConsejosDestacados

Se va media vida de casa a la oficina; pierden hasta 5 horas en trayectos

trabajoCiudad de México; 20 de Febrero del 2016.- Cada vez más personas eligen adquirir o rentar una vivienda en la zona metropolitana del Valle de México, sin considerar el costo-benefico que implica esta decisión.

Cientos de personas originarias de la Ciudad de México han migrado a zonas aledañas, debido a que las rentas son más económicas o porque compraron una casa de interés social ya que creyeron en falsas promesas de constructoras que les ofrecieron acceso fácil y económico al trasporte público.

Sin embargo, el tiempo de traslado y el costo real de éste ocasiona un gasto mayor al que se genera para el bolsillo.

Éste es el caso de Luis San Martín, quien trabaja en la colonia Juárez, en la Ciudad de México, y adquirió una vivienda de interés social en Huehuetoca, Estado de México.

“Quise comprar mi casa y la adquirí en Huehuetoca, pero al día se me van cinco horas en ir a mi trabajo y regresar a casa, además que en pasajes gasto cien pesos al día. Gano 400 pesos al día y me gasto entre 160 y 180; es decir, casi la mitad de mi salario lo invierto en ello”.

Joselyn vive en la colonia Izcalli, San Pablo Tultitlán, y trabaja en la delegación Cuauhtémoc. Invierte de cuatro a cinco horas en traslados y gasta 61 pesos al día; gana 140 diarios, lo que le ayuda es su comisión mensual y una renta baja de mil 600 pesos al mes.

Una renta en la Ciudad de México oscila entre tres mil y 15 mil pesos al mes, dependiendo la zona, pues en colonias como Iztapalapa las rentas están entre tres mil y seis mil pesos, y el tiempo de traslado es de aproximadamente hora y media. El costo del boleto del Metro es de cinco pesos mientras que los colectivos cobran entre cuatro y seis pesos.

En el Estado de México hay rentas que van desde los mil hasta a los 15 mil pesos mensuales, dependiendo el municipio; empero, el costo mínimo del trasporte público es de ocho pesos.

El impacto en la salud

Los traslados largos que realizan cientos de mexicanos al día de su vivienda a sus centros laborales no sólo repercuten en tiempo y en el bolsillo, sino también en la salud.

De acuerdo con la siquiatra especialista en trastornos del dormir, Margarita Reyes Zúñiga, los traslados largos ocasionan que haya menos tiempo de sueño, debido a que las personas deben levantarse más temprano, lo que implica daños a la salud, pues incrementa el riesgo cardiovascular y a padecer obesidad, además de que se multiplican las posibilidades de accidentes vehiculares, laborales y en el hogar.

Asimismo, la especialista señaló que “dormir pocas horas también afecta el estado de ánimo, pues aumenta la irritabilidad y disminuye la tolerancia a la frustración, además de que se es más propenso a la impulsividad”.

En relación con las funciones mentales superiores, Reyes Zúñiga resaltó que hay una disminución signifiticativa en la concentración y en la memoria.

Finalmente, la especialista recomendó que para contrarrestar un poco los daños por dormir pocas horas se puede tomar una o dos siestas durante el día, no mayores de 30 minutos, cuidar principalmente los hábitos alimenticios, y realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio diarios.

Entrada Anterior

Por qué México y Cuba pueden ser los países más afectados económicamente por el zika

Siguiente Entrada

Reconoce el presidente de Perote la labor del ejército mexicano en su día