Cultura

Revolución en Cumbre Tajín

Guadalajara, Jal; 18 de Marzo del 2017.-  Regresar a lo básico. Sacudirse aquello que no sirve. No dejar que los errores sepulten lo que se hizo bien. Y sobre todo, siempre mirar al futuro. Esas cuatro enseñanzas se han convertido en la filosofía de trabajo que hay detrás de Cumbre Tajín, que este año se celebra del 18 al 21 de marzo, una edición que promete enfocarse en lo que la hizo grande: La promoción de la cultura totonaca.

Salomón Bazbaz, director del festival, explica en charla vía telefónica con este medio que “nos sentimos orgullosos, pues este año cumplimos ‘la mayoría de edad’, logrando cosas que jamás habíamos soñados, pues comenzó como un proyecto aislado, primero como un programa cultural y ahora con un evento de nivel internacional”.

Aunque Cumbre Tajín se convirtió en sinónimo de grandes conciertos en años recientes, no es la música la única protagonista que ofrece el programa, y de hecho, Bazbaz enfatiza el lado cultural, social y humano que tiene el festival, que se celebrará en tres sedes: La Zona Arqueológica de Tajín, el Centro de Artes Indígenas y el Pueblo Mágico de Papantla.

“Gracias a Cumbre Tajín, el mundo puso los ojos sobre patrimonios que tenemos en Veracruz, como los Voladores de Papantla y los Centros de Artes Indígenas. Eso tiene mucho valor”, agrega Bazbaz.

Cultura para sanar

Convertir a la música y la cultura en palancas de crecimiento social es importante, especialmente luego de los momentos de oscuros que vivió Veracruz en manos del gobierno de Javier Duarte, así como la violencia desatada en diversas localidades debido al crimen organizado.

“El Estado vivió cosas muy difíciles. Venimos de una transición muy difícil en el Estado, donde la gente estuvo deprimida por el vaivén político y económico, y todo eso puso en peligro la organización, pero pasó algo extraordinario, pues al final las dificultades nos unieron. Se unieron las cámaras, el gobierno y los totonacas. Quizás la idea de que se perdiera todo hizo que todos nos moviéramos”, agrega Salomón.

Después de la tormenta vino la calma para Tajín, que se levanta con “ánimo e ímpetu por hacer más grande al festival. Con la lección de no olvidar nuestras raíces y ser ejemplo cultural y social”.

Sobre el programa musical que este año engalana al encuentro, este año destacan nombres como Celso Piña, Nortec Collective, Technicolor Fabrics, Centavrvs, Porter, Javiera Mena y Gloria Trevim entre otros. Bazbaz lo define como un sueño. “Aquí se combina el punk con la abuelita, el totonaco con el huichol, el tibetano con el argentino, aquí viene de todo. Por unos días, Tajín es una utopía”.

Conexión con Jalisco

Durante Cumbre Tajín 2017 se podrán observar piezas únicas creadas por comunidades Wixárikas. La fundación Hermes se encuentra apoyando a estas comunidades huicholas con un programa de trabajo que los ayuda a promover su colorido y espiritual arte.

“Estamos muy agradecidos con la Fundación Hermes”, apunta Salomón Bazbaz, y agrega que esta felicidad se debe a que “ellos nos ayudaron aún sin conocernos desde hace dos años. Nos donaron instrumentos que ayudaron a crear la orquesta Sinfónica Infantil que ahora tenemos. Ayudaron a los jóvenes de danzas tradicionales a través del otorgamiento de guitarra. Me parece un acto de generosidad increíble. El año pasado nos apoyaron con equipos de sonido y este año nos apoyan para que venga una parte de la exposición de instrumentos musicales hechos por artesanos wixárikas”.

EL DATO
Las sedes

• Parque Takilhsukut: Se encuentra a 7 kilómetros de Papantla y a 20 de Poza Rica. Es un santuario de la civilización totonaca.

• Centro de las Artes Indígenas: Referencia a nivel mundial para el aprendizaje de las culturas indígenas. Aquí se encuentran las Casas Escuelas de Tradición, que preservan el legado cultural del Totonacapan veracruzano.

• El Tajín: Zona arqueológica. Se cree que fue la capital del imperio totonaca.

ELINFORMADOR

Entrada Anterior

Excélsior cumple hoy cien años

Siguiente Entrada

Israel realiza ataques a Gaza