Guía

Recuperará México de España banderas del movimiento de Independencia

15 de May de 2010 | 12:13 pm

Las banderas fueron fabricadas en la villa San Miguel por las tropas insurgentes para servir en la insurrección.

Madrid.- México recuperará, mañana día 16, dos banderas actualmente en poder de España, con mucho simbolismo, muy mexicanas y que sirvieron para acaudillar el movimiento de independencia.

El director del Instituto de México en España, Jaime del Arenal, habló con Notimex para explicar la ceremonia que tendrá lugar en Santillana del Mar, localidad en el norte de España, en la que los presidentes de México y España, Felipe Calderón y José Luis Rodríguez Zapatero, intercambiarán banderas.

Esta ceremonia tiene un especial significado en el entorno del Bicentenario del inicio de la Independencia de México, apuntó.

Explicó que en la ceremonia México dará dos banderas al gobierno de España y éste, también dos al país de América del Norte.

“Las banderas que posee actualmente el gobierno español son banderas insurgentes, las primeras banderas insurgentes que se realizaron con motivo del alzamiento del cura Miguel Hidalgo el 16 de septiembre de 1810”, resaltó.

Apuntó que días antes o días después del levantamiento, esas banderas fueron fabricadas en la villa San Miguel por las tropas insurgentes para servir en la insurrección que estaba planeándose o que ya estaba llevándose a cabo.

Aseveró que estas dos banderas fueron tomadas por el general Calleja a los insurgentes en la dolorosa batalla de Puente Calderón en 1811 y una vez que Calleja llegó a ser virrey de la Nueva España, las envió como trofeo de guerra a España.

“Desde entonces estas dos banderas insurgentes, muy entrañables, muy mexicanas, primeras banderas mexicanas, se encuentran en el Museo del Ejército, que actualmente está en Toledo”, apuntó.

Del Arenal explicó a Notimex que las dos banderas, ahora en poder del gobierno mexicano que van a pasar a posesión de los españoles, son dos banderas borbónicas que fueron tomadas por el ejército mexicano comandado entonces por el general Antonio López de Santa Anna a la expedición del brigadier Isidro Barradas.

“Recordemos que el general Barradas quería intentar la reconquista de México desde Cuba para beneficio de los españoles en 1829 y este último intento de reconquista militar por parte de los españoles fracasó rotundamente”, reseñó.

Expuso que como consecuencia se rindió el general Barradas ante Santa Anna y éste recibió las dos banderas que ahora México regresa a la posesión española.

El director del Instituto de México en España manifestó que el intercambio no es exactamente igual en los cuatro estandartes, pues dos banderas se permutan pero las otras dos se entregarán en comodato.

Las banderas que se entregan en comodato serán por un plazo de cinco años que pueda prorrogarse cinco años más para que coincida el regreso de las mismas con la fecha de la consumación de la Independencia mexicana, en 2021.

Al resaltar el significado de las banderas que se permutan, detalló que México recibirá una bandera que tiene en su efigie la imagen de la Virgen de Guadalupe.

“Es la imagen de la virgen guadalupana, tal como la conocemos, sobre un fondo blanco y a su vez sobre un gran fondo azul”, detalló.

“El hecho de que tenga a la Virgen de Guadalupe nos habla de la mexicanidad, pero el azul y el blanco señalan propiamente la inmaculada concepción de la virgen María”, prosiguió.

La bandera que recibirá el gobierno de España, ya en propiedad, “es la que ellos llaman la bandera” y lleva como lema “la legión real”.

A su vez, la bandera que se entrega en comodato al gobierno de México, tiene en exhibición el escudo mexicano, con un águila devorando la serpiente, con una imagen de San Miguel y otros símbolos, que está muy deteriorada pero que se observa perfectamente que es una bandera.

Esa bandera, abundó, tiene una iconografía propia de los símbolos mexicanos, “es quizás la que tiene un contenido simbólico más rico y encontramos una mezcla de símbolos interesantísimos”.

Primero, señaló, tenemos el águila devorando a la serpiente en el nopal, símbolo claro de la Ciudad de México en principio, pero que desde finales del siglo XVIII, ya empieza a extender su simbología para amparar a todo el territorio de la Nueva España.

Aseveró que de hecho, ya traspasó las fronteras de ser un escudo propiamente de la ciudad de México para convertirse, como lo es hasta nuestros días, en un símbolo de lo que va a ser México independiente.

En ese estandarte, por otra parte, se tiene también una imagen del arcángel San Miguel, como patrono de la Villa de San Miguel.

En la iconografía católica, San Miguel aparece en el Apocalipsis protegiendo y prestándole sus alas a la virgen María, o sea que también hay elementos claramente religiosos, anotó.

Esta bandera tiene dos banderas en su interior, dibujadas en rojo y en blanco donde aparece la misma cruz de San Andrés o Cruz de Borgoña que en ese entonces representaba los colores del Rey.

Recordó que el Rey también era monarca para la Nueva España y en ese sentido también se simboliza la lealtad o fidelidad al rey, que no significa la lealtad o fidelidad a España, que para entonces ya estaba invadida por los franceses, y se temía que los españoles entregaran España a los franceses.

“De ahí entonces que en la Nueva España hubiera un movimiento para permanecer, para perpetuar el dominio del monarca español, que era nuestro monarca en favor de esa parte leal y privilegiada como era la española América septentrional, la Nueva España”, manifestó el historiador.

Del Arenal indicó que la bandera que el gobierno mexicano entrega en comodato al gobierno español es una bandera que tiene la Cruz de San Andrés o Cruz de Borgoña, con un escudo donde se puede leer “El rey a la fidelidad”.

Hizo hincapié en que los estandartes que recibirá México “son de las primeras banderas propiamente mexicanas”.

El gobierno mexicano va a recuperar de manos del gobierno Español banderas hechas por mexicanos para servir a una acción de insurrección, para con ellas acaudillar un movimiento de independencia, añadió.

Están por lo mismo llenas de una simbología estrictamente mexicana sin desdeñar obviamente símbolos españoles, insistió.

Notimex