Cultura

Presentarán libro sobre el arte de leer el rostro y la personalidad

libroCiudad de México; 5 de Agosto del 2016.- Marina Pombar, especialista del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), presentará este viernes en la Universidad Internacional de Cuernavaca, el libro “Rasgos faciales y personalidad. Una Introducción a la Psicología del rostro”.

El texto invita al lector a introducirse en el estudio de la Fisiognomía, aprendiendo a distinguir el significado –en términos de carácter, de actitudes- de los rasgos más o menos marcados que se pueden distinguir en la cara de las personas.
De acuerdo con Marina, el descifrar aspectos de la personalidad mediante un análisis de los rasgos de faciales de las personas es una disciplina aplicada basada en los principios fisiológicos que gobiernan la relación cerebro-sistema muscular facial.

Se sabe que las emociones provocan movimientos reflejos o automáticos de determinados músculos y la Psicología del rostro explora esta interacción centrándose específicamente en la gran variedad de músculos que mueven la cara.

El postulado central de esta disciplina aplicada es que las emociones que experimenta reiteradamente un individuo en la vida van quedando marcadas en su rostro por el “uso reiterado” de el o los músculos comprometidos con las respectivas emociones, según la mencionada interacción neurofisiológica. Esto puede asimilarse al ejercicio físico constante que moldea y desarrolla ciertos músculos del cuerpo, en lo que se conoce como físicocontructivismo.

El lenguaje del rostro es innato. Las experiencias de la vida van moldeando las formas de nuestro rostro, especialmente aquellas partes estructuradas sobre la base de músculos móviles que rutinariamente accionamos por impulsos muchas veces inconscientes.

La Fisiognomía o arte de interpretar el rostro nos enseña a organizar las primeras impresiones que recibimos de una persona y a formarnos una primera idea de su carácter. Como lo aseguran especialistas de la neuropsiquiatría y neurobiología, el rostro ha sido la vía primaria por la cual los humanos comunican sus emociones y sentimientos, empleando para ello el rico potencial comunicativo de su cara.

La práctica de la Fisiognomía explora el resultado de la conexión entre el mundo interior y exterior, de las huellas, líneas o arrugas forjadas por la experiencia de habitar un entorno natural y social, con sus estímulos y desafíos. Esta noción de la Fisiognomía puede hacernos conscientes de nuestras virtudes y defectos para poder cambiarlos, mejorarlos o potenciarlos.

Lasillarota

CD/GL

Entrada Anterior

7 'malos hábitos' que indican que eres más inteligente que los demás

Siguiente Entrada

Ni Earl ahuyenta a visitantes del Acuario de Veracruz