Cultura

Obras de la mexicana Gabriela Ortiz y Shostakovich, con la OSX

Xalapa, Ver; 23  de Febrero del 2018.-Sylvain Gasançon, el eficiente maestro de origen francés, repite esta noche al frente de la Orquesta Sinfónica de Xalapa para presentar dos obras de enorme interés para el melómano: la Suite Hominum de la mexicana Gabriela Ortiz y la Undécima sinfonía en Sol menor, opus 103, denominada “El año 1905”, del soviético Dmitri Shostakovich.

La eficiencia de Gasançon está fuera de todo cuestionamiento, al tiempo que sus programas se distinguen por la originalidad y buen gusto en la elección de las partituras. Acostumbra abordar obras monumentales, de singular dificultad y, sin embargo, accesibles al público, lo que confiere un destacado punto de interés a cada una de sus apariciones. Tan sólo la partitura de Shostakovich no se ha hecho escuchar en Xalapa desde hace por lo menos una docena de años, cuando la dirigió Eduardo García Barrios en el Teatro del Estado.

“Homunim” (hombre) es la denominación para la obra de Gabriela Ortiz que fue estrenada, en su versión definitiva, en septiembre de 2017. Consta de cuatro fragmentos y en los mismos, la autora se propuso una visión de las diversas etapas propias en la conformación social humana y los problemas de convivencia que surgen de lo mismo.

Por lo que respecta a la Sinfonía número 11 de Shostakovich, se ubica en la denominada “época del deshielo”, inmediatamente posterior a la muerte de Stalin (1953) y cuando el compositor vivía una justa revaloración de su obra. Fue compuesta en 1957 y en la misma rememora los violentos sucesos ocurridos en 1905, en el llamado “Domingo sangriento”. El mismo autor indicó que, en su segundo movimiento, representó musicalmente a las víctimas de la masacre perpetrada por las tropas zaristas en enero de ese año, en la ciudad de San Petersburgo, cuando se abrió fuego sobre una multitud de manifestantes desarmados que intentaban llevar sus quejas ante el zar. Los movimientos de la obra se denominan “La plaza del Palacio de Invierno”, “9 de enero”, “Memoria eterna” y “Campana de alarma”.

Esta partitura reportó a Shostakovich el Premio Lenin, aunque fue criticada duramente por los analistas internacionales, que vieron en ella un claro distanciamiento estético con respecto de la sinfonía anterior, amén de sus intenciones casi “cinematográficas”. Hoy es particularmente apreciada por sus temas sencillos, las citas a por lo menos nueve cantos revolucionarios y una clara intención de dirigirse a las masas mediante la historia narrada musicalmente.

La cita es esta noche de viernes a las 20:30 horas en la sala de conciertos de Tlaqná Centro Cultural.

JORGE VÁZQUEZ PACHECO

Entrada Anterior

Nunca he visto la obra por la que me acusan de plagio: Guillermo del Toro

Siguiente Entrada

Natalia Lafourcade y Gael García cantarán en los Oscar