DestacadosInternacionales

Mi sueño nació cuando tenía 10 años: astronauta mexicano-americano

mexicanoCiudad de México; 14 de Marzo del 2016.- José Hernández Moreno es el arquetipo de la perseverancia, disciplina, esfuerzo e inteligencia humana.

Se trata del hijo de campesinos michoacanos migrantes que se hizo ingeniero electrónico en Estados Unidos y logró cumplir sus sueños de niño al llegar al espacio, como astronauta mexicano estadunidense en una misión de laNASA.

El sueño nació cuando tenía 10 años. Recuerdo la última etapa de la época de Apolo, cuando estábamos mandando al humano a la Luna. Recuerdo la última misión viéndolo en la tele y tan fascinado. Aún recuerdo al astronauta caminando en la Luna, que dije: ‘yo quiero ser como él, de ahí soy yo’”, confesó el científico, en entrevista con Adela Micha en Grupo Imagen Multimedia.

Al hablar de su experiencia, el astronauta delineó la importancia que la figura paterna tuvo para que pudiera cumplir su sueño, aun cuando su padre era de condición humilde y no tenía más que tercero de primaria en su instrucción escolar.

“Lo mejor que pude hacer es compartir ese sueño con mi papá, que a pesar de tener una educación de tercer grado de primaria, ser campesino, trabajar en las cosechas en California y regresar a Michoacán por tres meses del año…Él me dio una receta muy útil, cuando vio que quería yo ser astronauta a los 10 años.

“Me dijo: ‘si quieres ser astronauta, sigue esta receta importante; cinco ingredientes’, me dijo:

1. Define lo que quieres ser en la vida.

2. Reconoce qué tan lejos estás de esa meta.

3. Crea una ruta o un mapa de donde estás a donde quieres llegar, porque eso te va a guiar en la vida.

4. La educación.

5. El mismo esfuerzo que pones cosechando el pepino, jitomate, la uva, cereza, lo pones en tus libros y, cuando te recibas, lo pones en tu trabajo.

“Yo le agrego otro ingrediente muy importante: la perseverancia.”

Y enseguida contó lo difícil que fue para él que la NASA lo considerara en su equipo de astronautas.

Expuso que fue rechazado 11 veces, y tras esos intentos estuvo a punto de desistir de su idea.

“No fue hasta la doceava vez que me integré como parte de la generación número 19 de astronautas.

Mandaba mi solicitud. Más de 4 mil personas que tienen los requisitos mínimos calificaban y metían su solicitud, así que estaba compitiendo con 4 mil personas; por eso duré tanto, y a los 6 años de rechazos me quería dar por vencido y mi esposa Adelita me convenció.”

Pero, añadió, “seguí, seguí, seguí, y cada año trataba de mejorar mi situación: Un año me enseñé a ser piloto, porque miraba que todos los astronautas eran pilotos; me enseñé a bucear, porque sabía que todos buceaban; aprender otro idioma: ruso, y entonces todo eso me ayudó a mi perfil y entonces es cuando la NASA me empezó a tomar atención y entonces la doceava vez fue cuando me seleccionaron, en el 2004”.

“Y luego en el 2009 realicé la misión espacial, después de dos años de entrenamientos básicos, luego te asignan un vuelo, entrenas otros dos años específicamente para esa misión, y en el 2009 yo era el ingeniero de vuelo en la cabina de vuelo, tercero en línea para pilotear el transbordador, y nos fuimos a laEstación Espacial Internacional por 14 días.”

Así describió lo que sintió cuando visitó las estrellas:

“Me sentí muy afortunado, pero fue resultado de echarle ganas, de poner en acción esa receta que me había dado mi papá y es una sensación increíble.

Imagínate: estás sentado allí en el cohete, en la cabina de vuelo, y cuando llega la cuenta regresiva a cero, encienden las tres turbinas, luego encienden los cohetes sólidos y te despegas de la plataforma de lanzamiento, y en 8 minutos y medio te vas de cero kilómetros por hora a 25 mil kilómetros por hora.

Y cuando llegas allá se siente…en esos 8 minutos y medio esa aceleración es tremenda. Se siente como que una persona que pesa tres veces más que tú, se está parando en tu pecho; tú estás en el suelo, acostado, y en el transcurso de 8 minutos y medio una persona que pesa tres veces más que tú, se sube arriba de ti, así es como se siente. Pero luego, a los 8 minutos y medio, se apagan las turbinas y ya se desaparece esa gorila que está arriba de ti, y entonces ya sientes la sensación de cero gravedad, pero estás en tu cinturón, así que no flotas, pero sientes esa sensación, y ya le estás dando vuelta al mundo una vez cada 90 minutos.

Es algo increíble porque estás viendo a México en las ventanilla, te pones a trabajar; de repente ves y estás sobre China o sobre Australia, algo increíble; ah, caray, en 20 minutos ya estamos al otro lado del mundo, casi”, narró.

LA MISIÓN ESPACIAL

La misión de la que formó parte en el espacio tuvo tres objetivos principales:

1. Llevar y dejar a una astronauta mujer, que se iba aquedar por tres meses en la Estación Espacial Internacional (EEI), “y traernos a un compañero que ya tenía tres meses ahí”.

2. Realizar tres caminatas en el exterior de la EEI para completar la construcción de la Estación.

3. Traer más de 7 toneladas de equipo para instalar experimentos en el interior de la EEI, y “trajimos agua, ropa y todo para los tripulantes que se quedan en la EEI”.

EL NIÑO QUE TOCÓ LAS ESTRELLAS

Uno de los objetivos de la visita de José Hernández a las instalaciones de Grupo Imagen Multimedia fue promover su más reciente libro, dedicado a los niños: “El niño que tocó las estrellas”, de Editorial Patria, en el que cuenta su historia en un lenguaje apropiado para el público infantil.

“Hace 3 años y medio salí con el libro ‘El cosechador de estrellas’, que es mi autobiografía, por la Editorial Patria, y al presentarlo la gente me pidió contarla pero en versión infantil, ilustrado. Me dieron la idea y me animaron, y este es el resultado de tratar de convertir mi historia, platicarla en forma más básica para los niños”, explicó.

“Lo que pretendo hacer con los libros es empoderar a nuestra gente, a creer que todo es posible; si se echan ese compromiso, si se atreven a soñar en lo grande, si los papás se atreven a dejar a sus hijos que sueñen en grande, si los apoyan…el apoyo moral es mucho más importante que el económico, entonces, todo es posible”, aseguró.

LA POLÍTICA

Padre de 5 hijos, José Hernández Moreno también ha incursionado en la política estadunidense, en el Partido Demócrata, cuando en 2012 se lanzó para congresista, como diputado federal, pero perdió ante un republicano en un distrito que no le correspondía.

A propósito de la coyuntura electoral en Estados Unidos, el astronauta hizo una reflexión sobre el Partido Republicano y el discurso del aspirante Donald Trump.

“Por el lado republicano es un ambiente muy tóxico, está ahí todo muy mal.

Me preocupa (el discurso de Trump) mucho porque eso para mí significa que la discriminación aún existe. Mi papá hizo un buen análisis, a pesar de que nada más tiene tercer grado de educación. Él dijo que antes, cuando los republicanos estaban en el poder, tenían el lujo de negar que discriminaban, porque tenían los votos. Ahora están viendo que la gente se está levantando; la minoría, los morenos, los mexicoamericanos, los latinos, están empezando a votar, y están viendo que están perdiendo el poder; entonces ahora ya no tienen el lujo de callarse.

Ahora la táctica que están utilizando es: hay que asustar a los ancianos, a las abuelitas, y decir que van a venir a abrir las fronteras y van a venir a quitarles sus hijas, a raptarlas, a tomar sus trabajos, robarles sus pensiones; a base de asustar a la gente y les ha funcionado”, dijo.

Aunque descartó participar ahora como candidato, dijo que colaborará para que la demócrata Hillary Clinton gane la Presidencia de Estados Unidos.

“Aún tengo esperanzas y voy a trabajar en la campaña de Hillary para asegurar que Hillary quede como presidenta”, señaló.

dgp

Excelsior

Entrada Anterior

Premian a ganadores del concurso de Esculturas de Arena

Siguiente Entrada

Los inesperados beneficios de decir groserías