DestacadosInternacionales

Mandan a su hija por paquetería para salvarle la vida

bebeTennessee; 18 de Marzo del 2016.- Nicholas y Jesse Faris adoptaron una niña y sintieron que su vida se llenaba de felicidad. Cuando creyeron que nadie iba a arrebatarles esa sensación, una falla en el hígado de la pequeña los volvió a la realidad.

Brooklyn Farris fue adoptada hace poco más de un año en China y ahora vive en Memphis, Tennessee.

La familia Farris era feliz hasta que la salud de Brooklyn comenzó a deteriorarse rápidamente. Pronto supieron que la única opción era que la pequeña tuviera un trasplante de hígado o moriría en pocas semanas. La niña fue incluida en la lista de espera de trasplantes y a sus padres sólo les quedó esperar.

Con un golpe de suerte, primero, les avisaron que estaban en primer lugar de la lista y después, por otro golpe de suerte, les dijeron que era posible hacer el trasplante en un hospital de Chicago.

Había un pequeño problema: por una tormenta de nieve, los vuelos comerciales fueron cancelados. Parecía que Brooklyn, Nicholas y Jesse no podrían llegar jamás a la cirugía y tendrían que renunciar a su sueño.

Pero un amigo de la familia decidió dar la batalla y llamó al hospital infantil de San Judas, explicándoles la situación. La organización llamó a FedEx y la compañía de paquetería arregló que un jet privado llevara a la familia Farris hasta Chicago.

Gracias a las acciones de FedEx, Brooklyn llegó a tiempo a la cirugía, que fue un éxito. Sólo 11 días después de la operación, la niña estaba completamente sana y lista para ir a casa.

Sus papás aseguran que FedEx fue literalmente el héroe de la historia, y le agradecen a toda la gente que se tomó un tiempo para responder a las necesidades de Brooklyn.

Entrada Anterior

La OMS confirma reaparición del virus del ébola en Guinea

Siguiente Entrada

PEMEX, motor del desarrollo económico de Veracruz y de México: Ramón Poo