Uncategorized

Logramos transformación, grandeza y orgullo en Acayucan: Marco Martínez Amador

Acayucan, Ver; 25 de Febrero del 2017.-   De un lugar sucio, abandonado e invadido de ambulantes en pleno corazón de la ciudad, es hoy un municipio limpio, iluminado, ordenado, en progreso y crecimiento.

De la oscuridad pasó a la luz, de la basura a la limpieza, del caos al orden, del lodo y el barro al pavimento hidráulico, de las lanchas para cruzar arroyos a los puentes, de la insalubridad y malos olores por desechos a cielo abierto a los colectores de aguas negras, del vital líquido contaminado al agua potable y pozos profundos, de viviendas pobres a casas dignas en zonas pobres, de la falta de alimentos en localidades pobres a comedores comunitarios y lecherías Liconsa.

Y principalmente, de los dudosos manejos financieros, Acayucan pasó a la transparencia.

Ese es el Acayucan de hoy.

Rescatamos a nuestra ciudad del olvido ancestral para transformarla, hablar de ella y exhibirla con orgullo, afirma el presidente municipal, ingeniero Marco Antonio Martínez Amador.

El alcalde de Acayucan asegura que ya no son tiempos de despensas ni camisetas. Es tiempo de proyectos, de programas que sí beneficien a la gente.

Los próximos alcaldes deberán tener vocación de servicio, humildad y sensibilidad en el trato; tendrán que convertirse en funcionarios de tiempo completo.

La ciudadanía exige pasión, entrega, compromiso, cuentas claras en el manejo de su dinero.

El ingeniero Martínez Amador es un apasionado del servicio público. Dentro de sus actividades como primera autoridad atiende de 15 a 20 eventos al díarias.

Quienes conocen de cerca el trabajo del presidente municipal de Acayucan, cuentan que desde hace tres años no ha tenido paradero. Sólo la operación cerebral en febrero pasado, involuntariamente lo obligó hacer un alto, pero aún en recuperación, vía telefónica o atendiendo en su casa, se mantuvo atento del municipio que gobernará hasta el 31 de diciembre.

Testimonios:

“Yo agarro el taxi a las cinco (de la mañana) y al ratito veo que pasa Marco echo la mocha en su camioneta negra rumbo a alguna colonia de la ciudad”, dice el ruletero Cándido Hernández.

-La tarde que vino a la Benito Juárez a inaugurar una pavimentación después de 40 años de que los vecinos caminábamos en medio del lodo y e barro, un grupo de vecinas nos acercamos al señor presidente para pedirle nos ayudara para tapar una zanja de aguas negras que estaba haciéndose muy grande representando un peligro para niños y adultos. Nos preguntó dónde es, vamos a verla. Después de conocer el problema, nos citó para vernos al día siguiente a las 6:30 de la mañana, que traería personal de obras públicas para echarle mano al problema. Y dijo que a esa hora porque a las 6 ya tenía compromiso en otra colonia cercana, aseguró la señora Ofelia Rodríguez.

Trabajadores de la Limpia Pública, que pidieron omitir sus nombres por laborar en el Ayuntamiento, cuentan que para ellos ya no es sorpresa encontrarse en horas de la madrugada al alcalde Marco Martínez por cualquier rumbo de la ciudad o congregación. Casi todos los días lo vemos, dijeron.

Catalina Uscanga, encargada de un estanquillo de tacos en las afueras del mercado Miguel Alemán, relató que entra a trabajar a las 8 de la noche y le ha tocado ver al alcalde después de las 10 de la noche revisando trabajos que hace gente del municipio.

Miles de personas podrían sumarse para dar testimonio de las actividades del incansable munícipe acayuqueño.

Aseguran que el alcalde no tiene horario de inicio ni cierre de actividades. Comienza 6 de la mañana y termina 12 de la noche. Lo mismo atiende agenda en palacio que en su domicilio particular; supervisa trabajos en colonias, inaugura obras, viaja a Coatzacoalcos, Villa Hermosa, Veracruz, Xalapa y la ciudad de México, siempre pensando en conseguir nuevos beneficios sociales para sus gobernados.

En tres años Martínez Amador logró transformar Acayucan.

Más de 300 obras comprueban y avalan su dicho.

En el municipio todos hablan y reconocen el trabajo del alcalde: comerciantes, amas de casa, colonos, taxistas, obreros, ambulantes, profesores, estudiantes, deportistas, boleros, camioneros, locatarios de mercados, entre otros muchos considerados transmisores del sentimiento popular.

El sector privado reconoce la determinación para reubicar el ambulantaje; colonos y amas de casa testifican los trabajos de introducción de drenaje, pavimentación y electrificación en sus colonias. Taxistas que recorren diariamente 3 o 4 veces el municipio de Acayucan transportando pasajeros, constatan alumbrado y buen estado físico de calles y avenidas de la ciudad.

Vendedores ambulantes reubicados, se dicen contentos por quitarse de encima, en el gobierno de Martínez Amador, el cobro abusivo de “mordidas” de inspectores de comercio de gobiernos anteriores. Llegaron a pagar hasta 60 mil pesos mensuales, sin papelitos de por medio.

Betuneros del parque Benito Juárez, aplauden la decisión del presidente municipal por quitar los ambulantes y darle un rostro digno al principal centro de reunión familiar de la ciudad; todos hablan de la exigencia de Marco para que lo mantengan siempre limpio; “si pasa y descubre tirado un solo papelito nos regaña y llama la atención”, relatan los boleros.

Maestros y padres de familia, de plácemes por la construcción de domos escolares y demás beneficios entregados al sector educativo. Madres de niños con capacidades diferentes agradecidas por los apoyos que semanalmente reciben del alcalde y de su esposa Esperanza Delgado, para llevarlos al CRIVER a sus terapias. Lo mismo hacen familiares de enfermos por facilitarles ambulancias del DIF municipal que los transporta a consulta en hospitales especializados de la región o de otras entidades. Igualmente la gratitud de aquellos que lamentablemente pierden a un ser querido, por la ayuda con los ataúdes para darles cristiana sepultura.

La comunidad deportiva también muy entusiasta por el apoyo histórico al deporte en sus diferentes disciplinas. La Unidad Deportiva “El Greco” echa realidad y el equipo de Fútbol de Tercera División “Atlético Acayucan”, son testimonio del interés al deporte.

Mención especial merece el reconocimiento de la Secretaría de Marina Armada de México, por la disposición del Ayuntamiento que preside Martínez Amador para adquirir las instalaciones de las calles de Ignacio Zaragoza y Riva Palacio, donde se edifica el cuartel que vendrá a reforzar las tareas de seguridad en beneficio del pueblo de Acayucan.

Marco está en todas.

Comparte la alegría de su gente cuando les entrega obras terminadas que los beneficia, o cuando es invitado a algún festejo o celebración, donde come, baila y canta. Pero también hace acto de presencia en lugares donde ocurren desastres meteorológicos, haciendo suyos los momentos de dolor, sufrimiento y preocupación de quienes pierden lo poco que tenían.

Ejemplo:
Los habitantes de la comunidad Cabañas recuerdan octubre de 2015, quedaron incomunicados al desbordarse el arroyo Michapan. “El señor alcalde no nos dejó solos, nos trajo comida, agua, colchonetas y cobertores”, recuerdan algunos damnificados.

Cuarto y último año de administración y Martínez Amador continúa su ritmo de trabajo, como si fuera el primer día de su mandato:

Asfaltado en San Bartolo, electrificación y drenaje en San Miguel, domo en San Martín, drenaje y domo en Congregación Hidalgo, ampliación red eléctrica camino vecinal Congregación Hidalgo-Cuilapan, Santa Rosa convertido en fraccionamiento modelo después de estar en el abandono y olvido, colectores de aguas negras en la Morelos y Ramones 2, pavimento hidráulico en la calle Englentina Domínguez, colonia Morelos. Y muchas obras más en proceso que en total sumarían 400 al concluir su administración, las cuales consolidarán la transformación histórica de Acayucan.

El ingeniero Marco Antonio Martínez Amador asegura que el éxito de su gobierno se debe a su cercanía con la gente. Desde el primer minuto de su administración las puertas de palacio municipal quedaron abiertas para todo el pueblo acayuqueño.

Estos años al frente del Ayuntamiento han sido de sensibilidad ante las condiciones de marginación y carencias que encontré. Yo he estado despertando a la ciudadanía, les digo que ya no son tiempos de despensas ni camisetas, es tiempo de proyectos, de programas que verdaderamente los beneficien, afirma.

A sus adversarios políticos que siempre se ocupan de él para criticarlo, les dice:

“No se confundan, ya ocúpense de otro tema que no sea Marco Martínez; hablen de trabajo, de propuestas que ayuden a la gente a salir de la pobreza y marginación. A los habitantes de Acayucan ya no los engañan con chismes y mentiras de mi persona, ellos ya valoraron todo lo que hemos hecho en su beneficio.

Hace una invitación:

“Quien tenga dudas y quiera saber dónde se invierten sus recursos del municipio, que vengan y pregunten, les daremos toda la información y se irán totalmente satisfechos. Cada peso que recibimos, lo devolvemos en obras a los habitantes de Acayucan.

“Quisieron pero no pudieron detener mi trabajo, ando con la frente en alto, me gusta caminar, subirme a un taxi, a un urbano para conocer las necesidades de la gente. Soy hombre humilde y de trabajo, fui hecho en el trabajo y continuaré sirviéndole a la ciudadanía, me debo a ellos”.

CD/GL

Entrada Anterior

Invitan a la obra musical "Drácula" en el Teatro Clavijero

Siguiente Entrada

Majestuosa velada de coronación de Rossana y “Payaso Alegría”, Reyes del Carnaval 2017