CulturaDestacados

La temperatura corporal delata a los enamorados

calorCiudad de México; 14 de Febrero del 2016.-  Ni las flores, ni los chocolates, ni siquiera el anillo de compromiso. Lo que realmente sirve para saber si nuestra pareja está o no enamorada es someterla a un método objetivo basado en la termografía.

Eso es al menos lo que han determinado un grupo de investigadores de la Universidad de Granada, al sur de España, pertenecientes al centro de investigación Mente, Cerebro y Comportamiento.

Estos científicos han conformado el primer mapa térmico del amor, como lo han denominado, que se realiza en el mundo.

Para ello han sometido a una serie de participantes a fotografías térmicas mientras contemplaban imágenes de la persona amada, frente a otros que se exponían a estampas muy diferentes que les generaba otro tipo de respuesta, como ansiedad, calma o empatía, todo menos una respuesta romántica.

El resultado es que experimentaron una serie de cambios de temperatura en determinadas partes del cuerpo cuando contemplan la imagen de su pareja.

En el experimento participaron 60 hombres y mujeres, de entre 34 a 47 años, que afirmaban estar enamorados, de una manera romántica y haber iniciado una relación pocas semanas atrás.

Para establecer su temperatura corporal, permanecieron completamente desnudos durante 20 minutos para aclimatarse. Tras lo cual fueron sometidos a diferentes sesiones en las que observaban en la pantalla de una computadora una serie de fotografías elegidas por ellos mismos, de la relación de pareja.

Tras estudiar cómo se comportaban los grados corporales, demostraron que el amor sube entre uno y tres grados la temperatura en las zonas erógenas por excelencia que son: las mejillas, las manos, la zona de la boca, el pecho y los aparatos sexuales tanto de hombres como de mujeres.

Por lo que concluyen que aunque es difícil cuantificar sentimientos, la pasión deja una subida de temperatura que es concluyente sobre todo en manos y cara, mientras que la empatía (la capacidad de sintonizar con el otro como sujeto, y no solo como objeto de deseo) la baja, principalmente en la nariz.

Es una manera de demostrar científicamente, lo que todo el mundo, ha comprobado alguna vez que el amor además de acelerar el corazón nos hace ser más ardientes.

Feliz día de San Valentín.

Yolanda Fernández

Entrada Anterior

Reaparece Fidel Castro; se reúne con patriarca ortodoxo ruso

Siguiente Entrada

No es verdad que el Comité de Carnaval tiene adeudos por gradas: Anselmo Estandía