Cultura

La Filarmónica de Boca del Río estrena obra veracruzana

culturaBoca del Río Ver; 2 de Diciembre del 2016.- Hacia la parte final de su Segunda Temporada 2016, la Orquesta Filarmónica de Boca del Río ofrece esta noche una audición marcada por el estreno veracruzano de una obra que apunta concretamente al arpa como instrumento emblemático, así como su paso por Veracruz desde la Conquista y su periplo histórico hasta convertirse en icono de la música mexicana de corte folclórico.

Bajo la dirección del joven maestro mexicano Iván López Reynoso y con Baltazar Juárez como solista en el arpa, la Filarmónica ofrece esta actividad a las 20 horas en el Teatro “Fernando Gutiérrez Barrios”, con charla previa de apreciación desde las 19 horas bajo la responsabilidad del autor de esta redacción.

El programa se complementará con la Sinfonía número 2 de Ludwig van Beethoven y la Sinfonía número 9 de Dmitri Shostakovich.

Baltazar Juárez se desempeña como arpista principal en la Orquesta Sinfónica Nacional de México y sus atributos le han permitido efectuar una importante carrera como recitalista y como solista al frente de orquestas de Israel, Argentina y Canadá, así como con las principales organizaciones orquestales de la República Mexicana. Ha sido el primer artista nacional invitado como jurado en la USA International Harp Competition de 2013, en Bloomington, Indiana, y ofreció el Concierto de Inauguración en la American Harp Society 41st National Conference en Nueva Orleans, en junio de 2014.

Originario de la Ciudad de México, estudió en el Conservatorio Nacional de Música y en la Universidad de Indiana, en Bloomington, Estados Unidos, institución de la que se graduó con honores.

La obra en que Juárez se presenta como solista es un Concierto para arpa y orquesta denominado Ángel mestizo y en el mismo se relata el viaje de este instrumento desde España, así como su presencia histórica y evolución. El subtítulo para cada uno de sus cuatro movimientos es representativo: “La Conquista”, “Veracruz”, “Cadenza criolla” y “Son jarocho”. Esta creación fue ganadora del Primer Concurso de Composición “Arturo Márquez” en 2014 y fue candidata a los premios Grammy Latino 2015.

Beethoven y Shostakovich

Por lo que respecta a la Segunda sinfonía del alemán Ludwig van Beethoven, supone un paso sólido en el desarrollo del lenguaje personal del compositor. Fue escrita en Heiligenstadt, hacia 1802 y en coincidencia con la redacción de lo que habría de ser conocido como “El Testamento de Heiligenstadt”. Por aquella época, el compositor registraba ya los preocupantes síntomas de la sordera. La instrumentación se ajusta al modelo establecido por Haydn y Mozart, aunque en su inicio mismo se dibuja una introducción que prefigura los trazos más amplios y ambiciosos. Dedicada al príncipe Lichnowski, se estrenó en Viena el 5 de abril de 1803, con la orquesta bajo la dirección del propio compositor.

El compositor soviético Dmitri Shostakovich fue autor de quince sinfonías. De todas ellas, la que quizá despertó más expectativas acerca de su posible naturaleza triunfante fue la Novena, escrita hacia inicios de 1945 cuando el avance de los aliados presagiaba la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Todos esperaban un himno a la victoria militar, una Novena monumental a la manera de Beethoven y su “Oda a la alegría”. Pero resultó una obra de espíritu mordaz, irónico y burlón, de modo que Shostakovich pronto volvió a caer de la gracia de los dirigentes soviéticos, aunque el músico no procedió a la respuesta explícita, como lo hizo en 1935 con su Quinta sinfonía. Hoy se observa a la Novena de Shostakovich como la desesperanza de un músico que veía la nulidad de su entrega al sistema.

Diario de Xalapa

Entrada Anterior

Martín Orozco asumió gubernatura de Aguascalientes

Siguiente Entrada

Alcalde de Perote renuncia para irse con MAYL