Cultura

Jazzuv se consolida como una gran comunidad de músicos

Xalapa, Ver; 21 de Febrero del 2017.- El Centro de Estudios de Jazz de la Universidad Veracruzana (Jazzuv) festejó su noveno aniversario, el miércoles 15 de febrero, en el recinto cultural Casa del Lago. Con la presentación de dos agrupaciones musicales encabezadas por maestros de la institución, la velada convocó a todos los personajes que han sido esenciales durante el crecimiento de la misma: la comunidad escolar, la planta docente, el equipo técnico, los colaboradores externos y el público.

Enrique Velasco del Valle, coordinador general del Jazzuv, realizó una especial reflexión introductoria sobre el aniversario: “Cumplir años no significa simplemente que haya pasado el tiempo, sino que se han logrado los compromisos y los propósitos con los que nació este proyecto”; de esta forma, y agradeciendo al “público que conoce y escucha el buen jazz”, inició el esperado concierto.

El programa comenzó con el romántico tema I wish you love, interpretado por el Sexteto de Alejandro Bustos, quien resaltó la importancia de que los docentes compartan el escenario con los estudiantes, al ser Jazzuv “una gran comunidad de músicos”.

Después de tocar melodías como Hard times, balada del emblemático Ray Charles, el Sexteto –integrado por Alejandro Bustos en el saxofón tenor, Valentina Marentes en la voz, Francisco Cruz en el piano, Pedro Morán en el contrabajo, Jesús Rodríguez en la batería, David Cortés en la trompeta y como guitarrista invitado, Alberto Jiménez– se despidió con la pieza September in the rain.

Durante la segunda parte del concierto, el Quinteto de Ramiro González compartió la Sonata para el bebé colibrí, un disco trágico dividido en cuatro movimientos. El poderoso diálogo generado entre las voces de cada instrumento de la agrupación –conformado por Ramiro González en el saxofón soprano, Adalberto Pérez en el saxofón tenor, Francisco Cruz en el contrabajo, Carlos Zambrano en el contrabajo y Alejandro Lozano en la batería– ofreció una narrativa musical de episodios delirantes.

En ocasiones violenta y apabullante, en otras sutil e imperturbable, la sonata siempre fue hipnótica y abrazó a la audiencia hasta el final.

CD/GL

Entrada Anterior

Hallan 74 cuerpos de migrantes en una playa de Libia

Siguiente Entrada

Marina rescata a cinco personas a la deriva en Veracruz