Tecnología

‘Influencers’ y negocios, ¿una buena combinación?

Ciudad de México; 26 de Junio del 2018-  Estos personajes se han hecho presentes en diversas áreas de la sociedad y el mundo de los negocios no es la excepción; su desenvolvimiento añade valor a las conversaciones del sector empresarial.

Sus herramientas de trabajo son, principalmente, blogs, YouTube, Twitter, Facebook e Instagram, plataformas de las que surgieron y a través de las cuales han logrado posicionarse como referentes.

Son los llamados ‘influencers’, personas que, según la consultora Nielsen, poseen una gran habilidad para comunicar y atraer a la audiencia, además de tener una gran capacidad para generar contenidos de forma constante.

De acuerdo con la IEBS Business School, son aquellos individuos que tienen la capacidad de movilizar opiniones y crear reacciones debido a la credibilidad que poseen sobre determinadas temáticas.

Se trata, pues, de nuevos líderes de opinión y/o figuras mediáticas, dentro de ciertas áreas o sectores, que, como explica la institución, no necesariamente tienen que ser personas famosas, sino “expertos” en el tema sobre el que se desenvuelven. Su opinión cuenta y vaya que repercute en la forma de pensar o incluso en las decisiones que toman sus seguidores.

Para muestra, las cifras reveladas por un estudio elaborado por la agencia Geometry Global y la plataforma de marketing Gen.Video, que demuestran que, al momento de tomar decisiones de compra, los usuarios de redes sociales confían más en las recomendaciones de los influencers que en las de sus propios amigos o familiares.

Existen diversos tipos de influencers, catalogados según el sector en el que se desempeñan. Los hay de deportes, política, música, nutrición, moda, viajes, videojuegos, gastronomía y de negocios, entre otros.

Su alcance puede medirse en el número de seguidores que tienen, así como en las interacciones que logran, dependiendo de la plataforma que utilicen. Su impacto ha llegado a tal grado, que incluso algunas marcas han observado en ellos, como revela Nielsen, una nueva forma de llegar a sus clientes finales de una manera mucho más directa.

Dependiendo de su sector, es la manera en la que se desarrollan. En el mundo de los negocios, por ejemplo, la forma más efectiva de ser catalogado como un influencers, de acuerdo con la firma de marketing Influence & Co., es añadiendo valor a las conversaciones de la industria.

Pero, ¿cómo lograr esto? Según la firma, se puede lograr contribuyendo con diversos artículos a las publicaciones totales que se hacen de dicha industria, así como participando como ponentes en conferencias o incluso escribiendo un libro al respecto.

De lo que se trata en este sector no es de vender algo o hacerse promoción –explica la compañía–, sino de tomar el conocimiento y las experiencias que la persona ha tenido en la industria para compartirlas con otros con el propósito de educar y atraer más seguidores.

A nivel mundial, existen muchos ejemplos de influencers de negocios. En México, destaca el caso del empresario Arturo Elías Ayub, quien recientemente reveló, a través de su cuenta de Twitter, que logró posicionarse como el cuarto influencer de negocios más importante de Facebook durante marzo.

“Hoy me mandaron el ranking de marzo que hace Facebook de influenciadores a nivel mundial. Gracias a todos ustedes quedamos en un lugar muy cañón en la categoría de business leaders”, escribió.

El mexicano se ubicó solo por debajo de Strive Masiyiwa, presidente Ejecutivo y Fundador del Grupo Econet, que encabeza el ranking; Bill Gates, cofundador de Microsoft; y Mike Bloomberg, fundador de Bloomberg, compañía de información financiera.

Como explicamos anteriormente, son un grupo de personajes que si bien no son celebridades, sí son especialistas en su ramo, lo que los ha hecho destacar y les ha permitido aportar un verdadero valor a la conversación global de negocios, a través de sus opiniones y contribuciones.

 

EXCELSIOR

Entrada Anterior

Cientos de bailarines ejecutan rutina masiva de danzón

Siguiente Entrada

Pepe Yunes quiere que se escuche fuerte