Destacados

Ildefonso Guajardo niega “pleito” con Videgaray por negociación TLCAN

Ciudad de México; 25 de Mayo del 2018.- Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, negó que exista un “pleito” con el canciller Luis Videgaray por la negociación del TLCAN con Estados Unidos yCanadá. En la mesa de Despierta con Loret declaró que no hay diferencias en el equipo mexicano sobre la estrategia de la negociación, que “la posición es una sola” y que ese reporte es una filtración amañada que salió de Washington D.C.

 

Guajardo señaló que es importante considerar cuál es la intención y la fuente del reporte del Wall Street Journal sobre presuntas diferencias al interior de la delegación mexicana que negocia el TLCAN, dijo que son fuentes anónimas que reproducen medios en Estados Unidos.

Señaló que tanto él como Videgaray son parte de un mismo equipo que lidera el presidente Enrique Peña Nieto y enfatizó que no hay diferencias en el Gabinete. Afirmó que cada vez que se mueve algo en la negociación, Videgaray y él acuden al presidente Peña Nieto y hay una sola posición antes de presentar cualquier propuesta a Estados Unidos.

El secretario de Economía admitió que se enfrenta incertidumbre por esta negociación y que México quiere cerrar el nuevo TLCAN lo más rápido posible para evitar esa incertidumbre, pero el cierre depende de la calidad del tratado.

Cuestionado sobre si estos reportes de “pleito” son parte de una estrategia para debilitar al equipo mexicano de negociación, Guajardo respondió que siempre deben ser sospechosos de filtraciones que salen del Gobierno que “trata de pasar la arrolladora sobre tus intereses”, en referencia a Estados Unidos. Dijo que esas filtraciones “no tienen el mejor espíritu y es muy importante que no logren su objetivo”.

Ildefonso Guajardo en la mesa de Despierta con Loret; el secretario de Economía negó que exista un “pleito” con Luis Videgaray por la negociación del TLCAN (Noticieros Televisa)

Respecto a la preparación de México ante la posibilidad de que el gobierno de Donald Trump concrete la amenaza de aplicar un arancel del 25% a las importaciones del sector automotriz, Guajardo señaló que ese anuncio es “parte de lo que ya sabemos” que pasa en la Casa Blanca, donde la política publica no se diseña de abajo hacia arriba, sino que un día Trump amanece con la idea de cambiar algo y su equipo se mueve “a la carrera (…) para ver cómo mueve, estira” y ve cómo concretarlo.

Dijo que la investigación sobre el sector automotriz, promovida por la administración Trump y vinculada a intereses de seguridad nacional, ha sido ridiculizada en Estados Unidos y que algunos comediantes dicen que ahora usar un Mercedes en Manhattan es un riesgo de seguridad.

La estrategia de negociación no puede variar por este fuego artificial que se lanzó por ahí”, aseguró.

Ildefonso Guajardo explicó que la firma de la Sección 232, referente a los aranceles al sector automotriz, requiere un mínimo de 270 días para darle solidez jurídica con el argumento de seguridad nacional en Estados Unidos. Dijo que aunque crean en esa amenaza, la negociación está planeada para los próximos meses “y no debe influir esa estrategia, además, en el caso de Canadá y México, 5 mil dólares de cada automóvil contienen piezas norteamericanas, entonces ¿también tienen duda de la seguridad nacional de sus propias autopartes en los autos que se integran en América del Norte?”

Pidió “poner las cosas en su dimensión” y considerar que mientras se meta “más ruido con estos fuegos artificiales” nos debemos concentrar en una estrategia “sólida, bien pensada y que la estés empujando hacia adelante”.

Cuestionado sobre si México ofreció a Estados Unidos que 20% del valor de un auto provenga de un país con salarios altos a cambio de que Washington saque temas tóxicos como la cláusula Sunset, Guajardo dijo que la propuesta estadounidense original pedía cierto porcentaje de producción en un país específico, pero la mudaron a un porcentaje en una zona de altos salarios y no quiere decir “que impongan salarios en México”. Ahora piden que el 40% de un automóvil se produzca en una zona de altos salarios y eso implica, por la diferencia salarial, que se produciría en Canadá o Estados Unidos, o que suban los salarios en México.

Es un aliciente para que en el largo plazo pues tengas un mejoramiento de los salarios en el sector automotriz mexicano, que es bastante bueno como estrategia de política pública. Ahora, siendo realistas, eso no va a ocurrir de un día para otro, por lo tanto, el diseño de un automóvil tendrá la oportunidad de ser 40% en Canadá y Estados Unidos, y la otra posibilidad de hacer 60% de un automóvil en México, o una parte en México y otra parte en el resto del mundo. De entrada no es imponer salarios, sino simplemente cómo distribuir”.

Insistió en que la posición mexicana es establecer un incentivo para que se hagan más cosas en América del Norte, que aumente la integración, porque casi 85% del consumo del mercado automotriz lo tiene Norteamérica. “No compartimos la idea mercantilista, pero para ellos en esta administración es muy importante, bueno, vamos a ver cómo están integradas las empresas. Para el 65% de nuestras exportaciones estos nuevos requisitos, el esfuerzo es marginal, pero para un 35% de nuestras exportaciones, sí tendrían que ser parte de un diseño fundamental”.

El secretario de Economía señaló que analizar y tratar de acomodar un acuerdo “sería más sencillo si no hubiera una cláusula Sunset en la negociación, ¿por qué? Porque yo te pido a ti empresa automotriz, haz un gran esfuerzo, transfórmate, haz más cosas en América del Norte, pero en cinco años te digo, sabes qué, cambié de opinión”.

-Estados Unidos quería el 40%, ¿México ofreció el 20%?, preguntó Carlos Loret.

Esa negociación no se acaba hasta que se acaba y compartir las etapas en las que estamos pues no es muy saludable”, respondió Guajardo. “Te puedo decir que (…) hicimos una contrapropuesta y esa contrapropuesta está atada a una serie de elementos que tienen que equilibrarse, aquí no puede avanzar si no estás equilibrando todas las soluciones. Entonces sí hay propuestas en la mesa, de aquí para allá y de allá para acá, es parte de una negociación”.

Ildefonso Guajardo en la mesa de Despierta con Loret; el secretario de Economía negó que exista un “pleito” con Luis Videgaray por la negociación del TLCAN (Noticieros Televisa)

Respecto a la propuesta de un TLCAN “flaco”, Guajardo dijo que esa propuesta siempre ha estado ahí y explicó que las reglas de origen del tratado original son uno de los elementos más importantes de la renegociación y, de forma concreta, las del sector automotriz. Dijo que en Estados Unidos esas reglas están integradas por afuera del acuerdo y no son parte de lo que el Congreso estadounidense debe aprobar, entonces si Washington quisiera alcanzar un acuerdo en principio, rápidamente, podría decirle a México que sólo se modifiquen las reglas del sector automotriz y mantener la esencia del TLCAN 1.0 “lo cual quita todas estas cosas nocivas como el Sunset y todo lo de agricultura”. Consideró que aun cuando Estados Unidos no tenga que llevarlo al Congreso, México sí lo tiene que someter al voto del Senado porque es un tratado internacional, “por lo tanto para mí hay un costo político en el proceso y sobre todo por algo que se vería bastante desbalanceado (…) vamos platicándolo, pero en qué condiciones”.

Guajardo dijo que la propuesta del TLCAN “flaco” es una propuesta de parte de un sector privado que quiere mantener los negocios con México, pero no es una propuesta del Gobierno estadounidense.

A mí no me gusta mucho porque te pone la obligatoriedad de que tú si tienes que ir a tu Senado, y habría que verlo, en función de qué equilibrios”.

Cuestionado sobre la postura de Ricardo Anaya, respecto a que el actual Gobierno mexicano está debilitado para concretar este acuerdo del TLCAN, Ildefonso Guajardo dijo que “es una falsedad”, porque mientras tengas la obligación de negociar para servir a los intereses del pueblo y Estado mexicanos “debes de estar ahí”. Señaló que todos debemos pensar en los mismos términos, “sean azules, amarillos, o los que sean, todos debemos determinar defender a México y hasta hoy la estrategia ha sido la correcta. Llevamos más de un año y cuatro meses en la negociación, el NAFTA existente sigue funcionando, nuestras exportaciones están creciendo y claro, existe cierta incertidumbre, que es la que queremos combatir, pero sería una total irresponsabilidad estar doblado de manos y decirle al presidente Trump, ya dispare la 2205, dese por enterado que de aquí a noviembre ya no vamos a mover las manos, sería altamente irresponsable porque el pueblo de México exige resultados”.

Sobre la postura de López Obrador, que pide negociar hasta que haya nuevo Gobierno, Guajardo consideró que la posibilidad de encontrar una solución al TLCAN no debe estar en función de los tiempos políticos. Afirmó que cuando se abra una ventana de oportunidad, antes o después del 1 de julio, tienen la obligación de capturarla y ponerla en instrumentación. Consideró que, públicamente, los candidatos dicen una cosa pero en realidad quieren que este Gobierno resuelva el problema.

Si yo estuviera en los pies del candidato Anaya o de López Obrador, yo estaría rogando que este Gobierno solucione este problema, porque no quiero ser inaugurado como presidente con una pistola en la frente, yo creo que, muy adentro, lo que quieren es que les quiten este problema”.

-Están hablando de dientes para afuera, dijo Loret.

“Yo creo que sí”, respondió Guajardo.

Sobre los tiempos en los que se podría concretar un acuerdo en principio del TLCAN, el secretario de Economía señaló que hay posibilidad de cerrarlo antes de la elección intermedia en Estados Unidos, que se realizará en noviembre, “si Estados Unidos entiende que esto requiere equilibrios y flexibilidades”. Dijo que hay 40% de probabilidad de que se logre antes del 1 de julio y hasta 80% de que sea ante de la elección de noviembre en EU.

Con información de Despierta con Loret

Entrada Anterior

Inicia la Feria del Mango en Medellín; coronan a reyes infantiles

Siguiente Entrada

Bancos bajan la guardia; alerta tras hackeo