Uncategorized

Ford renuncia a construir una planta en México ante la presión de Trump

Ciudad de México; 3 de Enero del 2017.-  Aunque Trump no haya tomado posesión todavía, sus mensajes de aviso a las empresas estadounidenses que pretendían abaratar costes con la deslocalización de sus plantas de producción ya calaron. Ayer, el gigante automovilístico Ford decidió cancelar un plan de 1.600 millones de dólares para construir una nueva planta en México y, en  cambio, impulsar la producción de vehículos eléctricos en Estados Unidos. «Ford anunció que canceló los planes para la nueva planta en San Luis Potosí, México», dijo la firma en un comunicado.

Por otra parte, la empresa se propone añadir 700 puestos de trabajo e invertir otros 700 millones de dólares en un plazo de cuatro años para ampliar su planta de Flat Rock, en Míchigan, para especializarla en la producción de automóviles eléctricos y sin conductor.
Protesta de México

El Gobierno mexicano lamentó que Ford cancelara su inversión e indicó que controlará que la empresa automovilística reponga los recursos que el estado de San Luis Potosí destinó al proyecto.

 El director ejecutivo de Ford, Mark Fields, dijo que la empresa analizó todos los factores antes de adoptar una decisión, «incluyendo aquello que vemos como un ambiente más positivo a la manufactura bajo el presidente electo». Pero apuntó que la empresa «no hizo un trato con Trump. «Lo hicimos por nuestro negocio», añadió.

Poco antes del anuncio de Ford, el presidente electo había amenazado a su principal competidora, General Motors, con fuertes impuestos si importaba vehículos producidos en el extranjero, especialmente en México. «General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze, hecho en México, a Estados Unidos sin pagar impuestos al cruzar la frontera. ¡Háganlo en Estados Unidos o paguen una alta tasa de frontera!», expresó el presidente electo.

 «Es literalmente un voto de confianza en algunas de las políticas que ha estado diseñando y es la razón por la que tomamos esta decisión de invertir aquí, en Estados Unidos, y en nuestra planta en Míchigan», dijo Fields. El ejecutivo añadió que mantuvo una conversación con el vicepresidente electo, Mike Pence, quien «se mostró muy contento con la noticia y con la decisión de hacer inversiones en EE.UU.».

Fields apuntó que la decisión de concentrarse en los automóviles eléctricos es parte del compromiso ya manifestado por la firma de invertir 4.500 millones de dólares en desarrollar ese tipo de vehículo.

http://www.lavozdegalicia.es/

 

Entrada Anterior

Alerta roja en 25 ciudades chinas por contaminación

Siguiente Entrada

Pemex exhorta a no bloquear las TAD del país para poder cumplir con sus compromisos de abasto