Cultura

En el taller de orfebrería de Xalapa forjan talento y destreza

tallerXalapa, Ver; 21 de Abril del 2016 .- Con cuatro equipos especializados, completos, de excelente calidad y herramienta funcional, pero sobre todo con ganas de aprender, en el taller de orfebrería, que imparte el Taller de Arte Popular, se despliega el talento de personas que, al aprender un oficio, descubren una nueva manera de expresarse y obtener recursos.

Durante un recorrido por este laboratorio de arte, el maestro Raúl Bajatta Ruiz, quien imparte cursos teórico-prácticos, explicó los pasos que sus alumnos siguen para elaborar cada pieza, original, única en su valor artesanal, que les puede representar además un incentivo, el del beneficio económico.

El equipo mecánico para el equipo humano

El equipo para pulido de las piezas consta de un cepillo para desbastar y eliminar las rayas que deja la lima o la lija, y una manta de popelina, que da textura, limpieza y brillo a la pieza; ambos montados en un motor eléctrico. Aquí se realiza el pulido de las partes internas de los anillos y se utiliza también diferentes pastas, de cromo o a base de cebo.

La máquina laminadora consta de dos masas que desempeñan dos funciones: a través del alambre cuadrado, y la plana, que disminuye el espesor de las chapas, mediante un calibrador de lámina que, a su vez, permite medir con precisión el volumen de la pieza.

El proceso de fundición se realiza en el mismo taller con la ayuda de un soplete, con el que también se suelda las piezas que se requiere integrar. Se trata de un equipo básico, indispensable en un taller de orfebrería. Para el vaciado del metal se utiliza una chaponera, la cual permite sacar pernos de metal o vaciar placas.

Luego de la fundición se procede a utilizar un molde de forma rectangular conocido como rielera, donde se vacía el metal fundido para producir un pequeño riel o un lingote. En este taller se trabaja principalmente con cobre, plata y oro.

En otro molde metálico de forma cuadrada con receptáculos cóncavos llamados embutideras, golpeando con el martillo se da forma a la materia y el resultado final puede ser un hermoso anillo o un juego de aretes.

Otra herramienta importante es la cortadora de discos, con la que se extrae círculos de metal. “Éste es un equipo especial, por su costo y porque no cualquiera lo sabe usar; no cualquier taller lo tiene. Lo tenemos gracias al Ayuntamiento, que afortunadamente nos lo consiguió”, apunta el maestro Raúl.

“Tenemos lo mejor en equipo, pero tratamos de que cada alumno tenga la menor cantidad de herramienta posible. Manejamos sólo lo más importante, pensando en que ellos en su momento tendrán un taller casero”.

También son indispensables los tornillos de banco y una mesa como de carpintero pero reforzada, con bastante resistencia sobre todo a los golpes. Aquí también se realiza el vaciado y se imparte las sesiones teóricas a los alumnos que asisten al taller en sendos turnos de trabajo al día.

Con un taladro, comúnmente llamado motor de chicote, parecido al que utilizan los dentistas, se engastan o montan las piedras en anillos, aretes, pulseras o collares.

Los alumnos utilizan además un pequeño yunque de joyero, un tas (bloque) de acero, una lastra (cilindro largo con diámetros variados) para forjar pulseras, lastras normales para forjar anillos, un taladro de ballesta de fácil manejo, cuyas brocas son fabricadas por ellos mismos. También las antenallas para engastar las piedras, detener, cortar, pulir, limar y lijar los anillos u otras piezas.

Para el fijado de éstas se utiliza una pasta especial llamada pes negra, que también aquí aprenden a elaborar. Está hecha a base de brea o colofonia e incluye chapopote, talco, aceite, cebo de res y óxido de hierro. Es particularmente dura. Debe ser capaz de fijar y sostener una pieza.

La formación que ofrece el taller de orfebrería es completa y de alto nivel. “Aquí impartimos clases de física y química, además del manejo de la herramienta y todos los procedimientos, incluidos los electrolíticos. En países como Argentina o Chile, este aprendizaje alcanza el nivel superior y tiene que cursarse en una universidad”.

Este taller, concluyó el maestro Raúl, está abierto para todas las personas que quieran venir a aprender al Taller de Arte Popular, ubicado en la avenida Monte Sinaí, entre calle Badajoz y Manacar de la colonia Las Higueras, en Xalapa.

CD/YC

Entrada Anterior

Realizarán marcha Por La Vida en veracruz

Siguiente Entrada

Peña expresa condolencias a víctimas de explosión