Uncategorized

El peligro de humanizar a los perros

perritoCiudad de México; 12 de Noviembre del 2016.-   Tratar a tu perro como si fuera un ser humano es todo un error y puede generar en tu mascota conductas inaceptables. Entérate ahora de cuál es el peligro de humanizar a los perros.

¿Por qué es malo tratar a un perro como a un humano?

Es normal que mires a tu perrito y lo veas como un pequeño ser humano, pero no hay nada más lejano que eso. Tu perro es un perro (valga la redundancia), un animal domesticado, cuyo proceso de pensamiento es muy diferente a de las personas.

Los perros necesitan un orden, un líder que los guíe. Y el problema se da justamente cuando al perro se lo trata como a un par y no se le brindan sus necesidades de manada, esas que lo hacen un perro feliz. Cuando las personas humanizan a sus perros, solo se concentran en darles amor y cuidados, pero pasan por alto todas sus necesidades de animal.

Para un perro, el afecto constante pero sin reglas ni límites va en contra de sus instintos. Está bien, ellos disfrutan de los mimos y los cuidados, pero para que sean perros felices y equilibrados necesitan satisfacer sus otras necesidades instintivas.

¿Cómo se comporta un perro humanizado?

Cuando a un perro se lo apaña en todo, se lo reconforta con cariño cuando pasa por una situación traumatizante (como truenos o tormentas) y no se lo ayuda a avanzar y a superar sus traumas, se está creando un perro débil mentalmente.

La tensión mental y el estrés por no poder cubrir sus necesidades caninas generan perros con fuertes obsesiones, con comportamientos neuróticos, demasiado excitados, que pueden ladrar demasiado, masticar las cosas de la casa, perseguir su cola, ser agresivos, demasiado miedosos, en fin, perros desequilibrados y frustrados.

¿Cuál es la receta para tener un perro equilibrado y feliz?

Un perro no es un hijo ni puede ocupar el lugar de un familiar que ya no está. Otra vez te recordamos: un perro es un perro, una mascota, y debe ocupar su lugar.

Para que tu perro tenga sus necesidades de instinto y manada cubiertas, deberás hacer caso a los tres mandatos fundamentales: primero ejercicio, a continuación disciplina y por último afecto. Esa es la receta para un perro equilibrado y feliz.

IMujer.com

CD/YC

Entrada Anterior

La Chica del Tren y El Principito entre los 10 libros más vendidos

Siguiente Entrada

Apoya PC a 39 municipios más vulnerables por bajas temperaturas