Ciencia de la Salud

Descubren unos gusanos que invaden tu cerebro al comer un alimento muy común…

Ciudad de México; 28 de Diciembre del 2016.-   Sabemos que los alimentos que nos venden en el supermercado muchas veces son modificados mediante procesos que cambian en parte sus características, al menos en lo referente a la carne.

Seguramente se habrán enterado de que la carne de pollo que nos venden al peso se rellena con al menos un 25% de agua en su interior, por lo que, en definitiva, acabamos pagando un precio mayor básicamente por el agua que contiene. Por eso, a la hora de cocinar el pollo, podemos apreciar la gran cantidad de agua que suelta.

Y ahora, los científicos han descubierto algo bastante serio. Concretamente, hallaron unos gusanos que están presentes en un tipo de carne que seguramente comas a menudo, y que son muy peligrosos. Una vez que los consumes, pueden moverse a través de su cuerpo, como los ojos, tejidos y cerebro. Han dejado a los doctores perplejos mientras emigran y se asientan para alimentarse en el cuerpo que están invadiendo; un parásito clásico que puede entrar en su cabeza.

“Se había movido de un lado del cerebro a otro… y muy pocas cosas se mueven en el cerebro”, dijo el doctor Effrosyni Gkrania-Klotsas sobre un hombre británico que resultó tener una solitaria moviéndose dentro de su cerebro en 2013. Esta forma de parásito nunca se había visto antes por esta zona. El paciente había visitado recientemente China, que junto con Corea del Sur, Japón y Tailandia, tiene incidencias regulares del parásito, conocido como Spirometra erinaceieuropaei.

Cuando años antes de que el hombre experimentara síntomas como dolores de cabeza agudos, el equipo de médicos del Hospital Addenbrookes de Cambridge lo había tratado como si fuese una tuberculosis. Pero luego regresó. “Cuando volvió, tuvo nuevos síntomas”, dijo el doctor. El gusano esta empujando una parte de su cerebro, causando convulsiones y debilidad en sus piernas. La condición asociada con su infección fue, de hecho, Esparganosis.

Parásitos en la carne de cerdo

No hay ningún fármaco conocido para tratar eficazmente la infección, lo que significa que al diagnosticarlo, los médicos tienen que ser rápidos para eliminar el gusano quirúrgicamente. Hay muchas formas de solitaria, tres de las cuales pueden infectar fácilmente el cerebro. Desde una perspectiva de salud pública, hay una en particular con la que hay que tener cuidado. “Es principalmente la tenia de la carne de cerdo, que es la que más afecta al cerebro”, dijo Helena Helmby de la Escuela de Higiene de Londres.

La especie del cerdo, conocida como Taenia Solium, puede infectar a los seres humanos de dos maneras. La primera es comer cerdo poco cocido de animales infectados, lo que desemboca en una taeniasis, un gusano adulto que reside en el intestino. La segunda, en forma de larva, por contacto con las heces de un cerdo infectado humano, que puede llegar a infectar muchos tejidos del cuerpo. Si el gusano entra en el sistema nervioso, incluido el cerebro, puede resultar en una condición conocida como neurocisticercosis.

Una infección de este tipo a menudo puede causar epilepsia una vez dentro del cerebro. Casi un tercio de los casos de epilepsia en países donde la enfermedad es nativa son personas que han tenido previamente neurocisticercosis, según la OMS. La infección surge de un saneamiento e higiene deficientes. “De hecho, cualquier persona puede infectarse”, dijo Helmby, ya que una mala higiene, como no lavarse las manos, podría resultar en comer los huevos de un gusano adulto que vive en tu intestino. “La autoinfección es algo muy común”.

Según la Organización Mundial de la Salud, la distribución mundial de la tenia del cerdo está muy generalizada, con un alto peligro sobre todo en América Latina, África y Asia. Como resultado de su mayor prevalencia y debido al aumento de los viajes internacionales, Gkrania-Klotsas tiene tres pacientes bajo su cuidado en Cambridge que han experimentado previamente neurocisticercosis. Las infecciones con tenias de cerdo son comunes pero tratables con fármacos antihelmínticos enfocados al gusano.

Tanto Helmby como Klotsas están preocupados por los riesgos derivados del aumento de los viajes internacionales y del comercio mundial de alimentos. “La importación y exportación de alimentos está aumentando y los riesgos de consumir productos infectados son cada vez mayores”, dijo Helmby, que piensa que se necesita una mayor vigilancia en la inspección de alimentos. Ella predice que habrá más casos en lugares donde estas infecciones han sido eliminadas previamente.

“Estoy seguro de que habrá más de esto en el futuro”, dijo Klotsas, que ha visto a pacientes infectados sin haber viajado al extranjero. “La gente está contrayendo infecciones sin ir a ninguna parte”. Sin embargo, quienes viajan también necesitan mayor conciencia cuando visitan regiones donde las infecciones son comunes. Pero si los equipos de salud están listos para las consecuencias, dicho aumento podría ser controlado. “Tenemos que ser capaces de tratar todas estas infecciones”, dijo Helmby. “Este es el desafío de este momento”. Un reto en el que los investigadores en genética pueden resultar invaluables, ya que su secuenciación continúa revelando los secretos de estos parásitos.

Para los curiosos.com

CD/YC

Entrada Anterior

¿Qué hizo Colombia para reducir la pobreza del 40% al 27% en 5 años?

Siguiente Entrada

“Rebasará los $18 gasolina en CDMX y MTY”: CRE