DestacadosNacionales

De Veracruz, uno de los 4 mexicanos muertos en bar gay en Orlando

atentados orlandoCiudad de México; 14 de junio del 2016.- La Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó esta mañana que en el ataque a un centro nocturno de Orlando, Florida, resultaron muertos 4 mexicanos, además del herido del que se informó ayer, de nombre Javier Nava Coria, originario del Distrito Federal, el cual se encuentra estable y hospitalizado.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó la identidad de una cuarta persona mexicana fallecida con motivo del ataque a un bar en Orlando, Florida, el fin de semana, por lo que el Consulado de México en esa ciudad ya se encuentra en contacto con sus familiares para brindarles la asistencia que el caso amerita.

MUERE CORDOBÉS EN LA MASACRE

Confirman la muerte de un cordobés entre las 50 víctimas del atentado en el bar “Pulse” de Orlando Florida, en los Estados Unidos, respondía al nombre Joel Rayón Paniagua, de 32 años, era originario de la colonia Ampliación Colorines, de donde salió el pasado 10 de agosto del 2015 con rumbo a la Unión Americana para trabajar y mejorar su estilo de vida.

Fue hasta la mañana de este lunes que la señora Rufina Paniagua Ramos se enteró que su hijo había perecido, sus hijos sospechaban de que Joel estaba en el bar conviviendo en la “Noche Latina” pero no quisieron alarmarla pues no lo hallaron entre la lista de heridos y fue hasta que recibieron información de entre las personas que habían fallecido que le dieron la trágica noticia.

Joel ya había estado nueve años trabajando en Estados Unidos, regresó a Córdoba con la intención de quedarse, estuvo cuatro años, tiempo en el que entró a trabajar en este municipio, pero el salario era insuficiente para él y decidió regresar al país vecino, saliendo de su casa el 10 de agosto del 2015, tardó en pasar la frontera de forma ilegal un mes aproximadamente, informó su madre, Rufina Paniagua.

“Tenía como nueve meses de haberse ido, él vino a estar con nosotros cuatro años, pero desgraciadamente aquí el trabajo no pagan bien, lo despidieron de su trabajo y yo le dije que buscará trabajo acá, aunque ganara poco, pero él tenía sus metas, él decía -mamá si otros tienen porque nosotros no-, nosotros somos pobres, pero él logró construir una casa, dejó su coche acá, yo le decía no te vayas, mínimo tenemos comida, no somos ricos; pero él tenía sus metas”, narró con un nudo en la garganta la señora mientras buscaba ayuda de las autoridades municipales para que le faciliten la repatriación de los restos de su hijo.

Joel trabajaba como jardinero en Orlando, Florida, con sus ahorros, recientemente terminó de pagar la deuda que contrajo para pasar la frontera, además envió recursos para techar la segunda planta de su casa.

La última vez que la señora Rufina vio a su hijo, le dijo, “-mamá me voy a ir, porque aquí el dinero no alcanza-, pues yo no pude detenerlo, yo simplemente le dije, te doy mi apoyo, si tu dices que te vas, adelante, que Dios te cuide (…)”.

Era el tercero de seis hermanos, quienes le sobreviven, Nicolás, Margarita, Germán, Isaac y Vianey. Ellos junto con su madre se dispusieron a realizar trámites para que autoridades municipales y la Secretaría de Relaciones Exteriores les apoyen en la repatriación de los restos de Joel.

“Desgraciadamente le tocó la injusticia de que si la gente tiene coraje contra los gobiernos, ¿por qué no van contra ellos?, ¿porque van contra gente inocente?”, expresó la madre del hoy occiso. (INFORMACIÓN DE SOFÍA DORANTES).

La SRE indicó que el consulado de nuestro país en Orlando se encuentra en contacto con los familiares de las víctimas, a fin de brindarles la asistencia requerida, además de que está en contacto permanente con las autoridades locales para confirmar la nacionalidad de otra persona fallecida que también podría ser de origen mexicano.

Hizo ver que nuestro país condena los hechos ocurridos en Orlando, y rechazó categóricamente este acto de violencia en contra de personas inocentes. También expresó sus más sentidas condolencias a las familias de las personas fallecidas.

ESTADO ISLÁMICO SE ADJUDICA LA MASACRE

La estrategia antiterrorista de Estados Unidos quedó en entredicho con la masacre de 50 personas en una discoteca gay de Orlando, perpetrada el domingo por un hombre conocido del FBI por sus vínculos con el islamismo radical.

La matanza se produjo en la discoteca Pulse, que celebraba una “noche latina” con espectáculos de drag-queens. Las autoridades de esta ciudad de Florida identificaron ya a 21 víctimas mortales, que en su gran mayoría llevan apellidos latinos.

La radio del grupo yihadista Estado Islámico reivindicó este lunes el ataque, confirmando lo adelantado el domingo por la agencia Amaq, afín a la organización, y presentó a Omar Mateen como “uno de los soldados del califato en Estados Unidos”.

Uno de los heridos, Ángel Colón Jr, de 26 años, describió a su padre un agresor frío, que actuó de forma metódica hasta que irrumpió un equipo de las fuerzas especiales, que se enfrentó al atacante hasta matarlo.

“Pasaba delante de cada persona que estaba tirada en el suelo y le disparaba, para asegurarse de que estaba muerta”, explicó su padre, que también se llama Ángel Colón, al salir del hospital Orlando Regional Medical Center.

La descripción recuerda a lo ocurrido la noche del 13 de noviembre pasado en la sala Bataclan de París, donde 90 personas murieron en una toma de rehenes seguida de un asalto de las fuerzas del orden.

En la masacre de Orlando, al menos 50 personas murieron y 53 resultaron heridas.

“Sabemos lo suficiente como para decir que este fue un acto de terrorismo y un acto de odio\”, dijo el presidente Barack Obama el domingo, mientras el FBI investigaba al autor del ataque.

Líderes musulmanes de Estados Unidos, el papa Francisco y dirigentes de todo el mundo condenaron el ataque, considerado como el peor acto terrorista en suelo estadounidense desde los del 11 de setiembre de 2001.

De forma simbólica, la Torre Eiffel de la capital francesa se iluminará la noche de este lunes con los colores de la bandera arcoiris.

El FBI admitió que Omar Mateen, de 29 años, había sido investigado antes debido a sus contactos con un kamikaze estadounidense.

El agente especial del FBI, Ronald Hopper, también dijo que, antes de atacar al club gay de Orlando, Mateen llamó al número de emergencia 911 y expresó su lealtad al grupo Estado Islámico (EI).

Nacido en Nueva York en 1986, Mateen es hijo de afganos y vivía en Port St Lucie, Florida, a unas dos horas en auto de Orlando.

Su padre dijo que su hijo actuó movido por su homofobia. “Esto no tiene nada que ver con la religión”, dijo a NBC News.

– FBI investiga-
La ex esposa de Mateen, quien se divorció en 2011, dijo que era una persona abusadora y violenta pero no especialmente religiosa.

Empero, el agente Hopper del FBI dijo que su conducta había despertado sospechas en los últimos años.

En 2013 fue investigado tras haber hecho comentarios a compañeros de trabajo que daban a entender su familiaridad con el terrorismo.

En 2014 volvió a ser interrogado, debido a su relación con Moner Mohammad Abusalha.

Abusalha cobró notoriedad cuando se convirtió en el primer ciudadano estadounidense que cometió un ataque suicida en Siria y se le consideraba miembro de una organización aliada de Al Qaeda.

“Determinamos que el contacto había sido mínimo y en aquel momento no constituía una relación propiamente dicha o una amenaza” dijo Hopper.

– Rescate de rehenes –
La matanza de Orlando llega en momentos en que se intensifica la campaña de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

La candidata demócrata Hillary Clinton aplazó un acto previsto con Obama, y dijo en Twitter que sus pensamientos “están con todos los afectados por este horrible acto”.

Su rival republicano Donald Trump no tardó en decir que tenía razón cuando propuso prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos.

La tragedia en la discoteca Pulse duró tres horas desde las 02H00 (06H00 GMT) del domingo, cuando los disparos comenzaron a resonar entre la música estridente.

La policía dijo que el atacante tenía un rifle de asalto y una pistola. Inmediatamente, un agente que trabajaba en el lugar respondió al fuego y con otros dos intercambiaron disparos con el sospechoso.

Un blindado policial arrasó una pared e irrumpió en el lugar, y más agentes se sumaron al tiroteo que culminó con la muerte del atacante.

Aún no está claro a cuántas personas mató el atacante o si algunas fueron víctimas del fuego cruzado durante el asalto.

– ‘Estoy atrapado’ –
Los testigos describieron escenas de horror, de cuerpos cayendo y de sangre por doquier.

“Era un completo caos”, dijo a la AFP Janiel Gonzalez.

“La gente gritaba ‘Ayúdenme, ayúdenme, estoy atrapado’ y se pisoteaba”, señaló este joven.

La masacre, que se perpetró en el mes del Orgullo Gay en Estados Unidos, echó sombras sobre el tradicional desfile gay de Los Ángeles que se realizó tal como estaba previsto de antemano pero con una multitud abatida por la tragedia de Orlando.

La policía federal estadounidense revisó el lunes a 49 las víctimas mortales en el atentado cometido en Orlando, el peor en la historia de Estados Unidos, explicando que el atacante había sido contabilizado en el balance inicial.

“Pienso que lo que se dio en un momento dado, incluía al atacante. Nosotros no incluimos al atacante como víctima”, explicó Paul Wysopal, agente del FBI a cargo de la investigación, en una conferencia de prensa.

En la madrugada del domingo, Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano nacido en 1986, entró en un club gay muy frecuentado de Orlando, tomando rehenes durante varias horas, antes de la intervención de las fuerzas especiales de la policía local.

Mateen había declarado lealtad al grupo Estado Islámico en una llamada al 911 luego de comenzar el ataque.

Por su parte, el grupo yihadista EI reivindicó el lunes el atentado cometido por “un soldado del califato”.

Además de los 49 muertos, más de 50 personas resultaron heridas en el tiroteo, algunas en estado grave.

MASACRE EN CLUB GAY DE FLORIDA QUE DEJÓ 50 MUERTOS

El ataque en un club gay de Orlando provocó al menos 50 muertos -el peor de la historia de EEUU- y 53 heridos, según un nuevo balance dado el domingo por el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, en un caso que el FBI investiga como un “acto terrorista”.

“La situación giró hacia una toma de rehenes”, dijo el jefe de policía de Orlando, John Mina en conferencia de prensa. “Hacia las 0500 horas (0900 GMT) esta mañana, se adoptó la decisión de rescatar a los rehenes que estaban allí”.

“En un momento, el sospechoso volvió al club, donde tuvieron lugar más disparos”, agregó.

El atacante fue identificado como Omar Mateen, ciudadano estadounidense de origen afgano, nacido en 1986, según las cadenas CBS y NBC.

No estaba claro si las víctimas murieron durante la toma de rehenes o si algunos fallecieron en el enfrentamiento del atacante con la policía.

La policía entró al lugar usando explosivos y rompiendo la pared con un carro blindado conocido como BearCat. El sospechoso murió en medio de una ráfaga de tiros, según el relato policial.

Mina indicó que alrededor de 30 personas fueron rescatadas durante la operación.

El FBI considera que el sospechoso podría tener una “inclinación” por el terrorismo islámico, por lo que investiga el caso como un “acto terrorista”.

Un alto funcionario de la policía federal, Ron Hopper, dijo sin embargo que las autoridades están convencidas de que “no hay otra amenaza”.

El presidente Barack Obama fue informado del hecho por su consejero de Seguridad interior y contra-terrorismo, anunció la Casa Blanca.

Por su parte, la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, reaccionó en Twitter con un mensaje en inglés y español: “Desperté con la devastadora noticia de Florida. (…) mis pensamientos están con los afectados de este horrible acto”.

El aspirante republicano, Donald Trump, describió un “terrible tiroteo”. “La policía investiga posible terrorismo”, añadió.

El incidente comenzó cerca de las 02H00 locales (0600 GMT) en la discoteca Pulse del centro de Orlando, donde según testigos un hombre abrió fuego con un arma automática.

“Hacia las 02H00 (06H00 GMT), alguien comenzó a disparar. La gente se tiró al suelo”, contó uno de los clientes del club, Ricardo Negron, a Sky News.

El testigo dijo haber escuchado “continuos disparos” durante casi un minuto, aunque le pareció mucho más.

– “Salgan y corran” –
La discoteca Pulse de Orlando, que se presenta en su sitio web como “el bar gay más ‘hot’ de Orlando”, colgó en su página de Facebook un último mensaje lapidario: “¡Salgan y corran!”.

“Tiroteo en Pulse Nightclub on S Orange. Múltiples víctimas. Manténgase fuera del área”, escribió la policía de Orlando en Twitter.

El testigo Christopher Hanson dijo que escuchó “fuertes ruidos de disparos. No ví a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo, cuando estaba ordenando una bebida en el bar”.

“Yo caí y me arrastré hacia afuera. La gente trataba de escapar”, dijo Hanson a la cadena CNN, agregando que había “sangre por todas partes”.

Rosie Feba estaba con una amiga cuando comenzaron los disparos.

“Ella me dijo que alguien estaba disparando. Todo el mundo se tiró al suelo\”, dijo Feba al cotidiano Orlando Sentinel. “Le dije que no creía que fuera cierto, pensé que era solo parte de la música, hasta que vi fuego saliendo de su arma”.

Se trata del segundo ataque en la ciudad en poco más de 24 horas, luego de que la cantante Christina Grimmie, exconcursante en el show “The voice”, fuera asesinada el viernes por un hombre que la atacó al término de un concierto.

HOMOSEXUALES UNO DE LOS OBJETIVOS DEL EI

Los homosexuales, principales víctimas de la matanza de Orlando, son uno de los objetivos habituales del grupo Estado Islámico, que ha matado a varias decenas de ellos en los territorios bajo su control en Siria e Irak.

La investigación abierta en Estados Unidos deberá determinar los motivos que llevaron a Omar Mateen a matar a 49 personas en un club emblemático de la comunidad homosexual en Orlando (sureste de Estados Unidos).

Sin embargo, el grupo EI reivindicó el lunes el ataque especificando que ese “soldado del califato” atacó un “club nocturno de los adeptos de Lot”, como se califica a los homosexuales en los textos sagrados.

Desde el inicio de su implantación en Siria y en Irak, este grupo extremista ha difundido escritos y videos propagandísticos para denunciar la homosexualidad, al mismo nivel que el adulterio, la brujería y otros comportamientos a su juicio “desviados”.

Los videos, especialmente horribles, muestran a personas “condenadas por sodomía” siendo lanzadas desde la azotea de un edificio o lapidadas en público.

– Crímenes contra la Humanidad –
La oenegé OutRight Action International, una asociación de defensa de los derechos de la comunidad LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), recopiló unos 30 videos o series de fotos difundidos desde diciembre de 2014, aunque no pudo confirmar la veracidad de los hechos.

El último documento gráfico es del 7 de mayo y muestra a un grupo de hombres y niños, algunos de ellos muy jóvenes, congregados en el norte de la provincia siria de Alepo para asistir a la “ejecución de la sentencia” contra un joven.

El ajusticiado es lanzado desde lo alto de un edificio de cuatro plantas y, posteriormente, su cuerpo es lapidado, según las fotos difundidas.

Estas ejecuciones se pronuncian en base al “código penal” que el EI estableció en 2014 inspirándose, según ellos, en los principios de la sharia practicada en los inicios del islam.

Activistas afirmaron en las redes sociales que, en algunas ejecuciones, los hombres habían sido asesinados por oponerse a los yihadistas, quienes utilizaron en cambio su presunta homosexualidad como pretexto para matarlos.

Naciones Unidas acusa a este grupo extremista sunita de crímenes contra la Humanidad por sus atrocidades (decapitaciones, crucifixiones, esclavitud, etc.).

El grupo EI denuncia asimismo frecuentemente las costumbres “desviadas” en los países occidentales. Su revista Dabiq escribió en 2015 que los musulmanes que se marchaban de sus países rumbo a Europa se encontrarían allí “bajo la amenaza permanente de la fornicación, de la sodomía, de las drogas y del alcohol”.

En el mundo árabo-musulmán, los homosexuales se enfrentan frecuentemente al rechazo de sus familias, al ostracismo social y a la prisión en virtud de las leyes que castigan las relaciones sexuales “contra natura”.

En algunos países como Arabia Saudita, Irán o Yemen, las relaciones entre personas del mismo sexo están castigadas con la pena de muerte.

Agencias/Imagen del Golfo

Entrada Anterior

Fiscalía tiene 45 días para lograr extradición de ‘Porky’ detenido en Madrid

Siguiente Entrada

Perforan pozo de agua para el Ejido Cinco de Mayo