DestacadosNacionales

Beltrones renuncia a la dirigencia del PRI

Renuncia BeltronesCiudad de México; 21 de junio del 2016.- Manlio Fabio Beltrones renunció ayer a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, “en congruencia con el compromiso de servicio y disciplina que asumí al tomar posesión del cargo”.

En un mensaje de poco más de 20 minutos, donde reconoció que en los comicios pasados su partido tuvo tropiezos electorales en siete estados, aseguró que lo que está en juego es el proyecto de nación para el siglo XXI.

“Hay que decirlo fuerte y claro, en muchos de los casos los electores dieron un mensaje a políticas equivocadas o a políticos que incurrieron en excesos, que no tuvieron conductas transparentes y que no actuaron de manera responsable”, expuso.

El político sonorense parafraseó a Luis Donaldo Colosio al decir que “lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten”.

En ese sentido, Beltrones destacó que se requiere hacer efectivo el papel político del partido como vigilante de los gobiernos priistas, “con facultades para actuar con determinación y a tiempo para reconocer y premiar aciertos; corregir errores y sancionar conductas irresponsables”.

Joaquín Hendricks, secretario técnico de la Comisión Política Permanente del partido, explicó que oficialmente no han aceptado la dimisión.

En breve, dijo, el Consejo Político determinará qué pasará.

Beltrones renuncia al PRI

El sonorense confía en que la nueva dirección encabezará las transformaciones que requiere el país.

Al presentar su renuncia a la dirigencia nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones puntualizó que “lo que está en juego no es la numeralia electoral, sino el proyecto de nación para el siglo XXI” y destacó que los resultados de las elecciones del 5 de junio dan cuenta de que el tricolor es el partido que más votos obtiene y el único que compite
con posibilidades de éxito.

Enfatizó que, “en congruencia con el compromiso de servicio y disciplina que asumí al tomar posesión del cargo al frente del CEN, hoy (ayer) presento mi renuncia ante la Comisión Política Permanente para permitir que la nueva dirección encabece las transformaciones que nuestro partido requiere”.

Resaltó que  en siete entidades se obtuvo un tropiezo electoral, pero no una derrota política, porque el PRI tuvo a los mejores candidatos, y afirmó que con Enrique Peña Nieto a la cabeza, el PRI ha enfrentado con arrojo los retos que le impone la entrada exitosa de nuestro país al siglo XXI.

Señaló que su partido ganó la mayoría en siete de los 12 congresos estatales, reconoció que los votantes priistas y de otros partidos exigen que se combata la corrupción e impunidad. Dijo que en el centro se encuentran las reformas estructurales que revolucionaron al país, y que ahora se encara una izquierda que empodera a la derecha y otra que se radicaliza con una oposición abierta en contra de los cambios que demanda México.

Beltrones advirtió que se está en una disyuntiva al cuestionar que “claudicar en el proyecto de modernización del país que propusimos o seguir adelante, retroceder en lo alcanzado o permitir que avance el populismo autoritario o regresar los privilegios económicos o monopólicos a algunos, abandonando a los que menos tienen”.

Pidió que el PRI salga del pasado proceso electoral con claridad y defienda un proyecto de modernización, de futuro y de viabilidad a nuestros hijos, hizo un llamado para que el instituto político no caiga en los errores de otras organizaciones políticas con alianzas oportunistas, para alcanzar triunfos electorales, al tiempo que demandó que “el partido en el gobierno debe apoyar, y su gobierno debe comunicarse y comprometerse más con su partido”.

Alertó para que no se olvide o se pretenda hacer a un lado el principio básico de actuar con lealtad y asumir con responsabilidad las consecuencias, y se pronunció en  favor de un nuevo sistema político para alcanzar mayorías estables que otorguen a México gobernabilidad, pero no con gobiernos divididos sino en coaliciones para que quienes se hagan cargo del ejercicio público tengan la convicción que es para servir a todos.

También señaló que “los electores dieron un mensaje a políticas equivocadas y a políticos que incurrieron en excesos porque no tuvieron conductas transparentes.

“Ante la sanción de la sociedad es oportuno parafrasear a Luis Donaldo Colosio: ‘Lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten’.

“Requerimos hacer efectivo el papel político del partido como vigilante de la gestión de los gobiernos priistas.

“Es urgente que podamos reconocer y premiar aciertos, pero también corregir errores y sancionar conductas irresponsables.”

Al término de la reunión,  Joaquín Hendricks, secretario técnico de la Comisión, informó que oficialmente los integrantes de la misma no han aceptado la dimisión del sonorense, por lo que continúa como líder nacional del PRI y que en breve el Consejo Político Nacional determinara lo conducente.

Enfrentó obstáculos con madurez política

A su paso al frente de la dirigencia nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones tuvo que superar dificultades con arrojo y determinación para no afectar los principios en que se sustenta el partido, como fue la denuncia ante las autoridades judiciales de tres de sus candidatos a presidentes municipales en el estado de Tamaulipas, coludidos con la delincuencia organizada.

Esto fue un hecho inédito en la vida del PRI. Nunca antes candidatos a un puesto de elección popular habían sido no solamente destituidos, sino acusados de tener vínculos con el narcotráfico.

En diversas manifestaciones públicas estuvieron apoyando a un candidato opositor que al final de cuentas ganó la gubernatura.

De la misma forma procedió para mantener la libertad de sus postulantes en sus creencias personales y religiosas, ejemplo de ello fue su abanderada a la candidatura al gobierno de Aguascalientes, Lorena Martínez, quien abierta y públicamente se pronunció en contra del matrimonio entre dos personas del mismo sexo, en desacuerdo con la iniciativa presidencial. Los comicios fueron ganados por el candidato de otro partido.

 Manlio Fabio Beltrones, con una arraigada militancia en el tricolor y que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, como hombre del partido, es el primer priista del país, la dirigencia nacional del sonorense hizo del conocimiento general su respaldo y apoyo a la iniciativa del titular del Ejecutivo federal para legalizar la unión en el casamiento igualitario.

Al iniciar el proceso electoral que culminó el 5 de junio, Carlos Joaquín González  se precipitó en su intención por ser candidato del PRI a la gubernatura de Quintana Roo, sin otro propósito que satisfacer sus ambiciones personales, por lo que la dirigencia priista le pidió que se disciplinara y se ajustara con estricto apego a los principios, programas de acción y estatutos del partido, pero la designación de su candidato al gobierno de Quintana Roo, finalmente recayó en Mauricio Góngora y quien perdió la elección.

Asimismo, el dirigente tricolor se valió de su experiencia y madurez política para hacer frente a problemas internos de la organización partidista, en su momento demandaron serenidad, aplomo y buen tino para sortearlos a fin de que se manifestara, una y otra vez, que en las filas del instituto político nada hay por encima de la disciplina y la lealtad al partido.

Entrada Anterior

Margarita Zavala y Osorio Chong favoritos para contender por la presidencia

Siguiente Entrada

Clinton amplia margen de popularidad frente a Trump