Astronomía

Astronomía, a la caza de lo invisible

1420474Ciudad de México; 6 de Abril del 2016.-  La materia conocida hasta ahora es apenas el cinco por ciento de todo lo que existe en el universo, por lo que científicos iniciaron la búsqueda del otro 95 por ciento, cuya existencia se conoce únicamente por los modelos teóricos sobre la naturaleza del universo.

De acuerdo con el diario español El País, el objetivo de los científicos es hallar la llamada “materia perdida en el Big Bang”, todo un reto si se considera que se han hallado rastros de ella, pero datan de la época cuando el universo tenía apenas 400 mil años.

De acuerdo a los modelos teóricos sobre la naturaleza del universo, está compuesto por un 70% de energía oscura, un 25% de materia oscura y sólo un 5% de la materia ordinaria o bariónica.

Sin embargo, dice Carlos Monteagudo, investigador del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón (CEFCA) en Teruel, el problema es que esa misma materia es ahora más difícil de observar porque está más fría “que cuando el universo era mucho más joven”.

Hasta ahora, los principales métodos de detección de energía oscura y la materia oscura se basan en fenómenos naturales ocurridos a millones de años luz de nuestra galaxia como la observación de Cuásares, Estallido Rápido de Radio  y Telescopio Planck.

Los cuásares, masas de materia acelerada por un agujero negro supermasivo en su interior, es donde las partículas que salen despedidas por ese monstruo cósmico viajan a una velocidad cercana a la de la luz y convierte a estos objetos en los más luminosos del universo.

Además, al tratarse de objetos antiquísimos, su luz atraviesa gran parte del cosmos hasta alcanzar la Tierra y trae con ella información sobre la materia que se cruza en su camino en forma de variaciones en su espectro.

El estudio de esas ondas electromagnéticas, como en el caso de los cuásares, también se empleó para buscar la materia perdida del Big Bang.

Con el método conocido como Estallido Rápido de Radio (FRB, de sus siglas en inglés), los científicos detectaron los ecos de ese fenómeno que procedían de una galaxia elíptica a seis mil millones de años luz de la Tierra y se liberó en milisegundos la misma energía que el Sol en dos día; llegó en forma de una intensa señal de radio.

El análisis emplea mediciones de la radiación del fondo cósmico de microondas tomadas por el telescopio Planck, también han logrado capturar los bariones perdidos. Aunque no se descarta la influencia de un sesgo en la investigación.

Por otro lado, a pesar de que la ciencia ha logrado entender mucho sobre lo que se denomina materia bariónica, los investigadores tiene muchos problemas para comprender qué constituye el principal material del que está formado el cosmos, destacó la cadena británica BBC.

Y es que la materia oscura no puede detectarse directamente porque no emite luz o radiación, sólo se sabe de su presencia por la forma en que las galaxias rotan.

Es decir, las estrellas de las galaxias se mueven a una velocidad tan rápida que si no hubiera un material invisible que las mantuviera juntas por  medio de la  atracción gravitacional, éstas explotarían.

Excelsior

Entrada Anterior

Con este simple truco libera mucho espacio de tu iPhone

Siguiente Entrada

Este año no habrá Festival de la Salsa: Sectur