Internacionales

Perú; 3 de Enero del 2018.- La caída de un autobús de pasajeros a un abismo en la orilla del mar, al norte de Lima, dejó al menos 48 muertos y seis heridos, según el más reciente reporte de la Policía Nacional del Perú.

El jefe de la Policía en la ciudad de Huaral, Hernán Valdivieso, precisó que hasta el momento se han contabilizado 48 fallecidos, 14 de los cuales han sido enviados a la morgue de esa localidad, donde ocurrió el accidente del autobús de la empresa San Martín.

Estamos subiendo otros 10 por una pendiente de 200 metros, otros 12 cuerpos están colocados a buen recaudo y los 12 restantes están aún en el ómnibus”, dijo Valdivieso a RPP Noticias.

Los rescatistas trabajaron todo el día en el rescate de los sobrevivientes y la ubicación de los fallecidos, entre los fierros retorcidos del bus, antes de que la marea cubra el vehículo.

El jefe de informaciones de los bomberos, comandante Lewis Mejía, explicó que 12 de los cadáveres “han sido colocados en una zona segura” para proseguir con su evacuación mañana.

Mejía agregó que el resto de cadáveres permanecen dentro del autobús accidentado y que serán retirados mañana cuando se reanuden las labores de los bomberos.

Por su parte, la directora del Hospital Alcides Carrión del Callao, María Elena Aguilar, donde han quedado internados cuatro de los heridos, dijo que los pacientes tienen múltiples fracturas, están estabilizados y a la espera de ser operados en las próximas horas.

Otro sobreviviente fue trasladado al hospital Sabogal del seguro social y el sexto herido está internado en un centro médico de Chancay.

El accidente se produjo en la carretera Panamericana Norte, a unos 45 kilómetros de Lima, en una zona conocida como “La curva del diablo” del serpentín de Pasamayo, que recorre un acantilado sobre el océano Pacífico.

Ese lugar ha sido escenario de incontables accidentes de tránsito en los últimos años, dado que es una carretera de intenso tráfico pesado, en un camino sinuoso, de curvas cerradas y cubierto de neblina por la cercanía al mar.

De acuerdo con jefe de la Policía de Carreteras, Dino Escudero, el autobús salió de la ciudad norteña de Huaura rumbo a Lima con más de medio centenar de pasajeros y se precipitó al abismo tras chocar con un tráiler, que ha sido detenido
en el lugar.

El ministro de Transportes, Bruno Giuffra, informó que los primeros reportes del GPS de los vehículos señalan como causa del siniestro el exceso de velocidad.

Según cifras de la Policía, citadas por la prensa, al menos ocho personas mueren a diario en Perú por accidentes de tránsito.

Giuffra lamentó el accidente en Pasamayo y agregó que “es un buen momento para reflexionar sobre la responsabilidad que tienen los choferes”.

Por su parte, el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, expresó, en su cuenta de Twitter, que “es muy doloroso para nosotros como país, sufrir un accidente de esta magnitud”.

El mandatario expresó su “solidaridad profunda con el dolor de los familiares”, y añadió que ha dispuesto “todo el apoyo inmediato para el rescate de las víctimas”.

Desde el primer momento he dispuesto todo el apoyo inmediato para el rescate de las víctimas en esta emergencia ocurrida en el kilómetro 75 de la Panamericana Norte. (2/2)

Para facilitar el trabajo de los rescatistas, la empresa concesionaria Norvial dispuso el cierre temporal en el serpentín de Pasamayo, entre los kilómetros 44 y 75 de la carretera Panamericana Norte, y se desvió el tránsito a una vía alterna.

Las cuadrillas de los bomberos voluntarios, la Policía Nacional, la Marina de Guerra y del Ministerio de Salud realizaron las operaciones de rescate de las víctimas con alrededor de 16 ambulancias y vehículos de emergencia.

El vicecomandante general del cuerpo de bomberos, Larry Lynch, explicó que 150 bomberos trabajan en esta zona que es “completamente inaccesible”, razón por la cual utilizan sogas para subir los cuerpos, uno por uno, cada 20 minutos.

 

 

EFE

Entrada Anterior

Casa Blanca reitera que no habrá protección para dreamers sin muro fronterizo

Siguiente Entrada

Los avances en la ciencia y la tecnología que podrían cambiar nuestras vidas en 2018