Internacionales

4 grandes perdedores de las elecciones en EU

dineroWashinton, D.C;  10 de Noviembre del 2016.- En las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre, el candidato republicano, Donald Trump, se alzó con la victoria, gracias a que logró despertar y reunir a un grupo de votantes integrado mayormente por una clase obrera hastiada de la clase política dominante y deseosa de un cambio.

El magnate colocó en la mente de los electores un discurso diferente que se caracterizó por muchos ataques y luchas frontales, algo que hizo pensar a los políticos tradicionales que daban por sentado que su popularidad perdería energía a medida que los ciudadanos centraran su atención seriamente en las elecciones. La clase política apostó a que Trump perdería el atractivo de su campaña sin considerar que los electores no buscaban una reconciliación con el discurso tradicional sino algo que alentara un cambio sobre todo para una mayoría blanca que se siente ignorada y engañada por Washington.

Trump capitalizó la sensación de desasosiego entre los números presentados por los gobiernos que indicaban que la economía había mejorado, aunque en muchas partes del país no sentían esos progresos y pensaban que estaban siendo hechos a un lado por la globalización y el traslado de empleos a otros países. Estos factores hicieron que la población extrañara épocas más sencillas, en las que Estados Unidos reinaba económicamente y los sueldos de la clase media subían constantemente. Mientras Trump ganaba terreno electoral con su discurso, al mismo tiempo su retórica divisoria ahuyentaba a grandes sectores, incluidas las mujeres, los blancos con educación universitaria y las minorías.

Donald Trump prometió algo que la gente buscaba: “regresar la grandeza a Estados Unidos”. Su condición de un personaje ajeno a la política, combinada con su éxito en los negocios, le dio credibilidad a un mensaje populista que promete recuperar los empleos perdidos, la fortaleza de Estados Unidos fuera de las fronteras y el control de la inmigración, legal e ilegal.

En el caso de esta elección sería un poco sesgado atribuirle todo el crédito de la elección a Trump y su discurso. Implicaría que no hubo margen de maniobra para los oponentes de Trump. Antes de la elección no había un candidato que estuviera perfilado claramente a la victoria, pero sí existía una delantera que parecía clara por parte de la demócrata Hillary Clinton.

Existieron otros factores que inclinaron la balanza y con ellos los grandes perdedores de la elección.

Estos son 4 grandes perdedores de las elecciones en EU:

1. Las encuestadoras

Las encuestas predecían victorias dos días antes de la elección para los demócratas, con más escaños en el Congreso, y Hillary Clinton. El resultado electoral desafió las últimas encuestas y la tendencia de victoria que había mostrado la ex secretaria de Estado, mostrando a Hillary Clinton con un liderazgo modesto pero persistente. La derrota de las encuestadoras se resume en la incapacidad de representar de manera precisa el sentir de la población, algo que debe de poner pensar a las casas encuestadoras y a los que se fiaron de ellas.

2. El partido demócrata

Junto a la victoria de Donald Trump, los republicanos mantuvieron el control del Congreso, con lo que, en teoría, podrán tener vía libre para llevar a cabo el programa del nuevo mandatario. Además, el control del Senado y la Cámara de Representantes da la posibilidad a los republicanos de ejercer más presión en la selección de altos funcionarios del gobierno y los jueces de la Corte Suprema, tema crucial en Estados Unidos ya que los temas de trascendencia son revisados por el máximo tribunal. Con la Casa Blanca y el Legislativo, los republicanos podrán deshacer las reformas del presidente Barack Obama, en particular su reforma de asistencia sanitaria conocida como “Obamacare”. Las derrotas que sufrió el Partido Demócrata no le permitirán tener el peso requerido en la vida política de Estados Unidos, por los próximos cuatro años.

3. Barack Obama

El mandato de Obama queda a la deriva. El trabajo de los ocho años que el demócrata hizo al frente de la oficina oval se encuentra en peligro de ser reducido a sólo el sueño de un presidente. Aunque la administración de Obama concretó algunas victorias políticas, el nuevo orden de mando dentro del Congreso estadounidense puede echar por la borda el plan de nación del presidente. No sólo hablamos del “Obamacare”, sino de las relaciones con Cuba, la retirada de tropas de Irak y Afganistán o los apoyos en la guerra de Siria. Uno de los aspectos que seguro extrañarán de la gestión de Obama es un mandato limpio de escándalos. Pese a que Obama tomó las riendas del país mientras se sufría de una profunda crisis económica y las políticas de Obama entregarán un país más estable.

4. Big Data

Los que confiaron en la herramienta de análisis de información masiva conocida como “Big Data”, aún se estarán preguntando ¿qué fue lo que pasó? Después de que inicialmente los números favorecían a Donald Trump, la tendencia de los últimos meses daba como ganadora a Hillary Clinton, los datos revelaban que para las elecciones la ex secretaria de Estado sería la presidenta. En esta ocasión el análisis falló en reconocer que hubo grupos que también votan y no parecen dentro de los parámetros de medición, algo muy similar de lo que le pasó a las encuestadoras. Aunque es justo señalar que hubo analistas de datos que sí dieron a Trump como ganador de la contienda.

 

Entrada Anterior

Peña Nieto asiste a comida de la 58 Semana Nacional de Radio y Televisión

Siguiente Entrada

Renuncia diputado Ernesto Cuevas al cargo de munícipe de Juchique de Ferrer